Documentales 2013: Stories we tell y The act of killing

3
Stories we tell de Sarah Polley

La cosecha documental de 2013 ha sido de las mejores en los últimos años. No sólo por la calidad de las películas (que también), sino porque el género documental ha ganado seguidores y ha conseguido buenas cifras en cartelera. Gran parte de este éxito, en crítica y público, ha sido gracias a estas dos magníficas obras: Stories We Tell y The Act of Killing. Dos historias totalmente opuestas y, sin embargo, con algunos puntos en común: nos acercan a lo mejor y peor del ser humano. 

  • STORIES WE TELL (Sarah Polley, 2012) en 5 puntos:

1. Exposición de la intimidad: Cada familia tiene su propia historia, ¿pero qué pasaría si la tuya tuviera un misterio por desvelar? La actriz y cineasta Sarah Polley, vista en películas como Mi vida sin mí o Las vidas posibles de Mr. Nobody, se encontró con esta oportunidad y supo aprovecharla. Ejerciendo un papel de directora/entrevistadora neutral, expone a su familia a un desnudo emocional ante las cámaras. Estas entrevistas contarán una historia del pasado con consecuencias en el presente más cercano.

Diane Polley

Diane Polley

2. La figura de la madre: Diane Polley. La madre de Sarah Polley es la artífice de este complicado enigma. Es curiosa la fuerza de esta mujer, que nos llega sin ni siquiera estar presente. Un personaje que rebosa vida en cada uno de sus actos. Carismática y alegre, siempre con la sonrisa dispuesta, y sin embargo atormentada por su pasado.

3. La figura del padre: un narrador con encanto. El padre de Sarah Polley, también actor durante su juventud, es un tipo que cae bien de primeras. Después de tener durante muchos años el deseo de escribir, y no encontrar una historia que le motivara, encontró la motivación en su propia historia. Durante el documental nos lee su cuaderno.

Sarah Polley junto a su padre

Sarah Polley junto a su padre

4. Imágenes de archivo. Para recrear el pasado de la familia Polley, además de los testimonios de familiares y amigos, aparecen muchas imágenes de archivo: fotografías, recortes de periódico y la escenificación de algunas escenas que ocurrieron muchos años atrás.

Sarah Polley y su padre

Sarah Polley de pequeña junto a su padre

5. Historias/puntos de vista. Esas “historias que contamos”, o que se cuentan en cualquier encuentro entre amigos y conocidos (incluso en la prensa en este caso), nos la ofrece Sarah Polley con una transparencia difícil de concebir. No es lo mismo hablar a espaldas de alguien que hablar ante la cámara, y además recoger todas las versiones posibles del asunto en cuestión… Sus planos son pura poesía y las intervenciones de cada entrevista nos hacen tejer poco a poco la historia al completo. ¿Es posible llegar a la verdad cuando hay varios puntos de vista y la memoria es la que sustenta la investigación?

  • THE ACT OF KILLING (Joshua Oppenheimer y Christine Cynn, 2012) en 5 puntos: 

1. El acto de matar. Este documental le da voz a los asesinos de masas y el resultado es realmente aterrador. En 1965, el gobierno de Indonesia sufrió un golpe de estado. El ejército se hizo con el poder y provocó un genocidio: todo aquel que se opusiera a la dictadura militar podía ser acusado de comunista. En menos de un año se asesinó a más de un millón de “comunistas”.  Los gangsters trabajaban mano a mano con los militares y hoy día aún permanecen en el poder. En esta película cuentan con orgullo cómo acabaron con los comunistas.

Maquillaje para imitar a las víctimas

Maquillaje para imitar a las víctimas

2. Cine dentro del cine. Un grupo de gangsters, comandados por Anwar Congo, se dispone a rodar una película para mostrar, con orgullo, cómo acabaron con los comunistas. El documental se centra en la preparación de esta película, que recrea escenas de los asesinatos que cometieron, y en las consecuencias mentales que tendrá para los actores.

Anwar Congo con la cámara de rodaje

Anwar Congo con la cámara de rodaje

3. No apta para sensibles. Hay escenas de The Act of Killing que te revuelven el estómago. No sólo las visuales, sino también la frialdad con la que se cuenta una masacre. El comportamiento del ejército y de algunos altos cargos llega a ser vomitivo. Se empeñan en representar un papel y llegan a creer su propia mentira en la que son unos héroes.

Muestra de cómo mataban

Muestra de los métodos usados para matar

4. Una pesadilla con forma de denuncia. Es un milagro que un documental así haya podido ver la luz. La denuncia social es tan fuerte que no cabe en la cabeza cómo los asesinos han creído que su versión era defendible. La conciencia acaba aflorando en ellos aunque sea en forma de pesadillas.

Anwar Congo hace de comunista en su propia ficción

Anwar hace de comunista en su propia ficción

5. Gangster = hombre libre. En Indonesia un gangster es un hombre libre. ¿Cómo pueden salir impunes esos asesinos? No solo cuentan con el apoyo militar, sino que en el momento en que alguien se rebele, lo matan.  Así de simple. Por lo menos este documental ha servido para poner de relieve un problema social y político, pues continúa afectando a los hijos de las víctimas y los asesinos siguen libres. No se puede ser indiferente al horror. 

Caracterización para la película

Caracterización para el rodaje ficticio

Stories we tell y The act of killing tienen en común el contexto cinematográfico aún dentro del documental. Es decir, que se graba a los actores aún estando fuera de los planos de acción. Las dos películas hablan de un acontecimiento pasado, de gran importancia, y de las consecuencias que tienen en el presente. Pero aquí se acaban las similitudes. Stories we tell te hará acabar con una sonrisa y cierto bienestar, mientras que The act of killing produce impotencia y desasosiego.

¿Qué pensáis del género documental? A mí me fascina porque la realidad siempre superará a la ficción. Michael Moore fue el que me introdujo en este género, con Bowling for Columbine, pero luego vinieron Fahrenheit 9/11, Super Size me, Pura vida y unos cuantos más. Estoy segura de que estos dos documentales también serán de los que se recuerden.

3 comments

  1. Joaquin Vottero 14 diciembre, 2013 at 01:35 Responder

    Interesantisima propuesta de The Act of Killing. Personalmente me atrae mucho el genero documental, porque de hecho muestra lo que realmente pasa y muchas veces es ocultado. Hace poco vi The Nightmare Darwin’s y es digna de recomendación, y bueno, uno que realmente me impacto mucho es Earthlings, uno de los mejores que he visto!…Saludos!

    • miradasdemujer 14 diciembre, 2013 at 12:42 Responder

      Es un género con mucho potencial para contar historias que merecen ser contadas. The Nightmare Darwin’s también la he visto, espectacular, y me apunto Earthlings entre las películas pendientes. Gracias por tu aportación y saludos!

  2. littleparrot 17 diciembre, 2013 at 10:16 Responder

    “The Act of Killing” es algo que tengo pendiente. Es que tengo que estar de humor para ver según qué cosas porque si me pilla con la guardia baja a veces me traumatizo y me quedo muy tocada durante días. Uno que me gustó mucho y que vi hace un tiempo fue “The Imposter”.

    Buenas propuestas. No sabía nada del proyecto de Sarah Polley. Saludos!

Post a new comment