2013: Análisis de un año de cine

3

¿Piensas que el precio del cine supera lo que estás comprando? Depende mucho de la calidad de la película y, sobre todo, de lo que valores ir al cine. Yo colecciono entradas desde 1998 (ya ha llovido desde entonces)… Mirarlas me recuerda ese acontecimiento especial que para mí supone ir al cine: etapas de mi vida, personas que me acompañaron en ese momento, cines ya que dijeron su adiós (Multicines América y Larios Cinesur en Málaga). ¿Cuántas veces has ido  al cine este año? Yo 17. Supongo que esto  responde parte de la pregunta inicial. Pero no al completo.

Entradas de cine 2013

Mis entradas de cine 2013

El 2013 ha dejado una buena cosecha de cine español. Stockholm fue la que más me sorprendió, por su forma de contar la historia y por sus actores. El cuerpo, también con la presencia de Aura Garrido, me mantuvo en tensión durante toda la película. Sonreí con La gran familia española (veo todo lo que sea de Sánchez Arévalo). Soñé con Vivir es fácil con los ojos cerrados, una historia buenrollista, y reí a carcajadas con escenas de 3 bodas de más o Las brujas de Zurragamurdi. 

Sin lugar a dudas, la película que me ha hecho reír más este año ha sido Gru 2, mi villano favorito. ¿Las segundas partes nunca fueron buenas? Otro taquillazo que destacaría es Gravity, por las sensaciones que me produjo verla en 3D y la simbología de la historia. No me imagino la película con otra escena final.

Gravity y su sensación de ingravidez

Gravity y su sensación de ingravidez

Las dos blues: Blue Valentine ft. Blue Jasmine. Ahora me he dado cuenta de que puntué mejor (por FilmAffinity) a Blue Valentine… Las dos son grandes obras, aunque me marcó la descomposición de la pareja Ryan Gosling y Michelle Williams. Su fecha de estreno fue en 2010 pero no llegó a nuestros cines hasta este año. Más vale tarde que nunca.

Blue Valentine, lo peor de una pareja

Blue Valentine, lo peor de una pareja

El lado bueno de las cosas me picó la curiosidad tanto como para leerme la novela en la que se basa. Es de los pocos casos en que me emocionó más la película que el libro. Hubo películas que vi de forma improvisada, como El Capitán Phillips, y os confieso que hubo una en la que me dormí muy miserablemente.

La vida de Adèle

                       La vida de Adèle

La Filmoteca del Cine Albéniz me permitió descubrir La naranja mecánica, un clásico y una película para reflexionar sobre la sociedad. Allí también vi On the road, una road movie en la que un grupo de amigos se descubren a ellos mismos. Y La vida de Adèle, para mí la mejor de este 2013. No es una película de lesbianas y para lesbianas. La historia se centra en el primer amor y en sus consecuencias. El amor lésbico está ahí pero no es el protagonista. Esta invisibilidad del lesbianismo es lo que visibiliza e iguala el amor entre dos mujeres. El nivel interpretativo de las protagonistas y la dureza de ciertas escenas te hacen ir más allá, por eso me hizo sentir tanto.

  • LA FIESTA DEL CINE (21-13 octubre) y el precio del cine. 

La Fiesta del Cine proponía ir al cine por 2,90€ cada sesión. Las cifras no dejaron lugar a dudas: 1.513.958 personas fueron al cine en tan solo 3 días. Participaron 323 cines de toda España y se sacó una cosa en claro: La gente quiere ir al cine pero no tiene dinero para pagarlo.

Fiesta del Cine

La Fiesta del Cine en Yelmos Plaza Mayor

Os habéis dado cuenta de que cuando se saca el tema de la peseta (y el cambio al euro) alguien dice “Si antes yo iba al cine por 275 pesetas / Si con 500 pesetas iba al cine, me compraba chucherías y además me sobraba“. Es curioso cómo el cine se trata como un comparador para mostrar la subida de los precios. Si a eso le añadimos la subida del IVA al 21%, el cine se considera un atraco a mano armada.

Han surgido iniciativas para abaratar el coste de la entrada y conseguir que el número de espectadores crezca. Además de la Fiesta del Cine, hay promociones en Yelmo (con tu entrada, 4.90€ los 10 días siguientes), no cobrar el suplemento 3D, precios especiales para familias… Cinesur con entradas a 4€ de lunes a jueves y 5€ fines de semana. ¿Nos tenemos que contentar con estos descuentos? El problema tiene un gran trasfondo y su solución depende de un acuerdo del Ministerio de Cultura junto con la Industria del cine.  

Minions en el cine

Minions en el cine

Comparo el acto de ir al cine con lo que sentía de pequeña al ver los dibujos animados: traspasaba la pantalla. No se trata de ver una película, sino de adentrarte en ese mundo y rodearte de su esencia. Se trata de compartir esa sensación con otras personas, en una sala a oscuras y con los 5 sentidos puestos (deberían) en la pantalla. Hoy en día entre móviles y redes sociales es muy complicado concentrarse en una sola cosa. El cine nos acerca a ese estado de abandono en el que nos dejamos llevar. Hay que luchar por no dejar morir nuestro cine, tal y como lo entendemos, ni nada que tenga que ver con nuestra cultura. Luchar, esa palabra tan del día a día.

3 comments

  1. Virginia Pérez 29 Diciembre, 2013 at 05:01 Responder

    Gran reflexión de tu 2013 en cuanto al cine que has visto 🙂 y tengo que decir una cosa…en cuatro de esas entradas de cine he estado también yo, weeeeee ^^

Post a new comment