Goya 2016: el show de “Truman”

0
premios goya 2016

Compuesta y sin novia… Así se quedó Paula Ortiz en los Goya 2016. Su adaptación de Bodas de Sangre, de Federico García Lorca, partía como favorita con 12 nominaciones y consiguió llevarse tan solo dos estatuillas. La triunfadora de la noche fue la entrañable Truman;  un canto a la amistad (humana y perruna) que nos recuerda que “lo único que importa en la vida son las relaciones”. A lo que estéis leyendo esto no puedo evitar preguntaros qué os pareció la Gala. Espero que mi subjetiva crónica se os haga menos interminable que las actuaciones que hicieron para “amenizar” la velada.

Los momentos más emotivos de la noche vinieron pronto de la mano de A cambio de nada, el debut como director de Daniel Guzmán, que ya triunfó en el pasado Festival de Cine de Málaga. Sus premios de Mejor actor revelación, para el joven Miguel Herrán, y de Mejor director novel emocionaron con sus discursos. Uno por dejar atrás a ese joven que no tenía ilusión por nada. Y otro porque su abuela fue la estrella que le ayudó a no tirar la toalla y, tras 10 años de intentos por sacar adelante su película, por fin ve recompensado su esfuerzo. 

Y aunque parecía que Inma Cuesta ya tenía ganado el premio, la sorpresa de la noche la dio Natalia de Molina con su Goya a la Mejor Actriz. Su papel de Rocío en Techo y Comida bien lo merecía. Esta película social, rodada en Jerez con muy pocos recursos, pone de relieve la situación de la crisis desde el punto de vista de una joven madre soltera. Era una historia necesaria y este premio seguro que le da más visibilidad. Natalia destacó en el escenario por su sencillez, su humildad y su declaración sobre que el cine también gana cuando se le da espacio a las mujeres, que son muchas.

 La historia de Truman logró emocionar y que se escucharan sollozos en cada sala de cine en que se proyectaba. Soy de la opinión de que nada de esto hubiera sido posible sin ese tándem protagonista: Ricardo Darín y Javier Cámara, ambos merecidamente premiados en sus categorías. También su director Cesc Gay, que con cada película se supera, tiene que ver en este éxito. Y tras su triunfo en las categorías principales, Isabel Coixet tampoco salió mal parada al ser la siguiente película con más cabezones: Nadie quiere la noche consiguió Mejor música original, dirección de producción, diseño de vestuario y maquillaje y peluquería. Y eso que la Coixet no empezó con buen pie en los Goya debido al anuncio promocional en el que se la ridiculizaba.

juliette binoche

Juliette Binoche, la protagonista de Nadie quiere la noche, nos honró con su presencia

Ya que el presentador Dani Rovira no estuvo tan sembrado como en la pasada edición, los momentos más sorprendentes de la Gala fueron los propios premios. Eso sí, el cómico volvió a demostrar que es un showman y que siempre lleva a Málaga en la boca. A Tim Robbins y a  Juliette Binoche (qué mujer y qué presencia) les quedó muy claro dónde se puede pasar “un día perfecto”. Pero a rasgos generales, se resintió el ritmo con los parones para entretener, hubo chistes con los que nadie se reía y la realización estuvo bastante desacertada con la música que cortaba con brusquedad los discursos que se alargaban. Hasta Ricardo Darín vio necesario hacer mención de ello.

goya 2016

Dani Rovira con Penélope Cruz y Javier Bardem, los “protagonistas” de la primera fila

La Gala no fue perfecta y se caracterizó por unos premios muy repartidos (y algunos muy mal). No me entra en la cabeza que el mejor guión adaptado fuera para Un día perfecto, cuando la adaptación vencedora en cuanto a público y crítica era sin dudas La Novia. Y con esa “novia” con los únicos premios de mejor actriz de reparto (Luisa Gavasa) y mejor fotografía, yo me pregunto, ¿qué tiene que hacer Inma Cuesta para ganar un Goya? ¿Se estará convirtiendo en un principio de Leonardo DiCaprio…?

Esperemos que no. Mejor nos quitamos el mal sabor de boca con esos momentos fugaces de la gala que llegaron a emocionar. Por aquellos profesionales del cine que hacen el trabajo bien hecho y que, sin importar los premios, no pierden la ilusión por el camino. Por esa Natalia de Molina pletórica e ilusionada. Viviendo un sueño. Su sueño.

No comments