Ranking Cine 2016: Películas que jodieron al espectador medio

Se acaba el año y, nos guste o no, llega el momento de hacer balance. Este 2016 inauguro un ranking que surge de la siguiente pregunta “¿qué películas jodieron al espectador medio?”

Si buscas una película que se entienda de principio a fin, una historia con final feliz, algo ligerito para los días de frío (o los de calor), escenas que no te hagan pensar demasiado, o que al menos no trastoquen tu estado emocional… Te has equivocado, debías ir a este enlace. Para todos los demás, cinéfilos y arriesgados de la vida, he creado este ranking.

Aquí tenéis mi propio Top de películas 2016 que jodieron al espectador medio: 

PELÍCULAS INTERNACIONALES

  1. The neon demon (Nicolas Winding Refn, Francia)
  2. Under the shadow (Babak Anvari, Irán)
  3. Paterson (Jim Jarmush, Estados Unidos)
  4. The transfiguration (Michael O’Shea)
  5. Solo el fin del mundo (Xavier Dolan, Canadá)

PELÍCULAS NACIONALES

  1. Tarde para la ira (Raúl Arévalo)
  2. El rey tuerto (Marc Crehuet)
  3. El Olivo (Icíar Bollaín)
  4. La reconquista (Jonás Trueba)
  5. Berserker  (Pablo Hernando)

Si has llegado hasta el final, no me quiero despedir sin preguntarte por tu propio ranking. Para ti, ¿Cuáles son las películas que más jodieron al espectador medio? Espero que me desveles cuál es el film que nunca te atreverías a poner en una reunión familiar.

Mejor blog de Cine/TV en L&P Awards 2016

Premios L&P Awards

El mejor regalo de Navidad ha llegado este año en forma de reconocimiento bloguero: “Que se joda el espectador medio” ha conseguido los premios L&P Adwards 2016 a Mejor Blog de Cine/TV y Mejor Blog de Interfaz Gráfica.

Con una competencia como Blog de Cine, El Palomitrón, El mundo Today… que mi blog estuviese nominado ya era todo un premio. Pero vosotros, los lectores, habéis hecho posible esta otra realidad, mucho mejor de la que me esperaba. Quiero dar las gracias a todos los que os paseáis por aquí. Cada uno de vosotros, a su manera, forma parte de “Que se joda el espectador medio”.

Han pasado ya tres años desde que abrí el blog (se dice pronto). Hoy en día, continúa siendo un espacio que se alimenta de mi necesidad de escribir sobre lo que me apasiona, el cine y las series. Este 2016 decidí dar el salto y apostar por una mejora a nivel interno (hosting y dominio). De todas formas, os hago un adelanto de lo que vendrá este 2017…

Con más fuerzas que nunca para seguir escribiendo, el próximo año tengo previsto un cambio de diseño que no os dejará indiferentes. Porque estos reconocimientos deben ser, sobre todo, una motivación para no parar de mejorar y de crecer.

Os dejo con el vídeo de los premios L&P Adwards 2016. Los premios que ha recibido “Que se joda el espectador medio” se pueden ver en los siguientes minutos:

  • Premio al Mejor Blog de Interfaz Gráfica (minuto 34’55”)
  • Premio al Mejor Blog de Cine/TV (minuto 37’10”)

 

Crítica: “Solo el fin del mundo” de Xavier Dolan

Solo el fin del mundo (Juste la fin du monde) es la nueva película de Xavier Dolan. El joven director regresa con un complejo drama familiar. Una temática en la que es todo un experto. El protagonista es Louis, un joven escritor, que después de doce años alejado de su familia, vuelve para contarles que se está muriendo…

La obsesión de amor/odio hacia “la madre” presente en el cine de Dolan, desde Yo maté a mi madre hasta Mommy, se traslada por primera vez hacia la figura del hermano. A pesar de que son prácticamente desconocidos, necesitan la aprobación y la atención del “hermano escritor”, que genera contradicciones y rencores. A Louis se le considera un triunfador, pero también alguien que está por encima de su familia y que no se rebaja a mantener una relación cercana con ellos.

Solo el fin del mundo - Léa Seydoux

Quizás el rostro que menos nos suene sea precisamente el del protagonista, Gaspard Ulliel, habitual del cine francés y el rostro de Saint Laurent. En el reparto destaca Léa Seydoux (La vida de Adèle) como la hermana pequeña que aún busca su lugar en la vida. Mientras que Vincent Cassel es Antoine, el inseguro hermano mayor, que se siente amenazado ante las historias que cuenta Louis o su forma culta de hablar.

La madre, interpretada por Nathalie Baye, intenta justificar los desaires de su hijo con la frase “Louis siempre ha hecho lo que tenía que hacer”. En un punto neutral se encuentra Marion Cotillard, la cuñada, una víctima de su frustrado marido Antoine. Los flashbacks, de gran belleza visual, nos muestran que cualquier tiempo pasado fue mejor. 

Solo el fin del mundo - Nathalie Baye y Gaspard Ulliel

En esta “familia de locos”, como tantas otras, se prefieren los gritos antes que afrontar lo que hay tras el silencio. Las interminables discusiones generan un clima de histeria colectiva que, junto al volumen bastante superior de la banda sonora, puede ser agobiante si estás en el cine. Estos excesos van contra del resultado final de la película.

En la banda sonora de Solo el fin del mundo destaca la acertada canción “Home is where it hurts” de Camille. Como es habitual en el cine de Xavier Dolan, podemos disfrutar de temas bailables y míticos para nuestra generación como el “Dragostea Din Tei” de O-Zone.

Solo el fin del mundo - Marion Cotillard y Vincent Cassel

Preseleccionada para los Oscars 2017 como mejor película de habla no inglesa, Solo el fin del mundo obtuvo el Gran Premio del Jurado en el Festival de Cannes. Os confieso que fui predispuesta a enamorarme de la película, pero no fue así… Quizás el error fue tener unas expectativas tan altas. En cualquier caso, es un drama que recomiendo para los admiradores de Dolan y cuyo argumento se procesa mejor a fuego lento.

Tuve la suerte de poder ver la película en la Muestra de Cine de Autor Beat, que organizó el Festival de Málaga en el Cine Albéniz. Solo el fin del mundo se estrena en cines el 6 de enero, un oportuno Día de Reyes… Mientras tanto, se acercan las Navidades y más de uno sabemos cómo puede llegar a ser una comida familiar. En este caso, imprevisible es quedarse corto.

 

Black Mirror: “San Junipero” y la vida eterna

“San Junipero” se ha convertido en el episodio más comentado de Black Mirror. La serie británica se ha atrevido a dar un paso más en cuanto al uso de las tecnologías: si el cielo no existe, ¿por qué no se crea? Y en este “cielo en la Tierra” seguiremos la historia de amor de Kelly y Yorkie. Bienvenidos al capítulo más lésbico de Black Mirror y, por ahora, al único con un mensaje positivo.

Aviso: vienen spoilers. Así que si aún no has visto el 3×04 de Black Mirror, no pierdas más tiempo en leer y disfruta con su visionado. ¡Te espero a la vuelta! 

KELLY Y YORKIE: MÁS ALLÁ DEL ESPACIO Y DEL TIEMPO

San Junipero, acercamiento en el baño

California, 1987. Kelly (Gubu Mbatha-Raw) y Yorkie (Mackenzie Davis) se conocen un sábado noche en la discoteca Tucker’s. San Junipero, un destino turístico donde la “diversión” está asegurada, será el punto de unión entre ambas. Lo que para Kelly es solo un entretenimiento, para Yorkie significa mucho más. Una semana después veremos cómo sigue la historia. Y al siguiente sábado noche. Y al otro…

Además del Tucker’s, conoceremos el Quagmire, un tugurio donde se satisfacen los instintos más oscuros, y la casa de Kelly en la playa. No es casualidad que los espacios estén limitados… Y hasta el minuto 34 (esa es la intención) no me percaté de que también pasaba algo raro con el tiempo. Después de explotarme la mente, al entenderlo todo, di marcha atrás para volver a ver esta genialidad de creación.

En realidad San Junipero es una realidad virtual, donde te puedes trasladar de forma permanente después de morir. Es una terapia de nostalgia que te sumerge en un mundo de recuerdos. También hay una versión de prueba de 5 horas semanales, las que siguen Kelly y Yorkie, para quiénes están en proceso de morir.

LA TEMPORALIDAD DE “SAN JUNIPERO”

San Junipero de Black Mirror, en la playa

En esta realidad virtual puedes elegir vivir en tu mejor época. En el capítulo cuidan mucho los saltos entre los años 80, 1996, 2002… se hacen notar con varias referencias como una tienda de televisores y sus anuncios, los carteles de un cine (de Scream a Jason Bourne), la ropa que llevan, los juegos de las máquinas recreativas y los éxitos musicales que bailan en la discoteca. Merece la pena escuchar la playlist de Spotify con la banda sonora de San Junipero, compartida por el mismísimo Charlie Brooker, el creador de Black Mirror.

¿Quieres pasar la eternidad en un sitio donde nada importa? ¿Terminar como Wes? ¿Como todos esos desgraciados del Quagmire que intentan desesperadamente sentir algo?

Estas palabras son de Kelly, que ya ha vivido una larga vida, mientras que Yorkie tiene la oportunidad de empezar a vivir. El argumento da pie a reflexionar sobre las dos opciones; los que están a favor de la vida eterna en San Junipero y quiénes lo ven como una diversión temporal, mientras que les llega su hora y deciden marcharse para siempre.

EL CIELO ES UN LUGAR EN LA TIERRA

Servidores de San Junipero

Impresiona ver los servidores que dan vida a los cerebros de los fallecidos… Siempre he pensado que debemos morir para que otros puedan nacer. De otro modo acabaríamos con un enorme problema de sobrepoblación, como en el libro Las intermitencias de la muerte de José Saramago. Sin embargo, es fascinante ver este San Junipero, que te permite seguir viviendo en tu cerebro sin necesidad de cuerpo.

En este episodio de Black Mirror las tecnologías no se retratan como armas destructoras sino también como creadoras. Todo depende del uso que le des… Puedes malgastar tu tiempo en el Quagmire o darle otra oportunidad a tu vida y acumular nuevas experiencias. Lo mejor es que no estás encerrado y tú decides cuando desconectarte.

Y para terminar, os lanzo una pregunta: ¿Eres de los que se trasladarían a San Junipero…? Yo ni lo dudaba. Os espero en el Tucker’s con una cerveza en mano.