Así fue el 20 Festival de Málaga. Cine en Español

El Festival de Málaga se jugaba mucho este año. Además de ser su vigésima edición, un número redondo que consolida su trayectoria, y también genera mayores expectativas, ha afrontado un cambio en su esencia; una apertura hacia el cine iberoamericano desde su Sección Oficial. Pero vayamos a lo importante, ¿le ha salido bien la jugada? Tras mi presencia en el certamen, acreditada para el magazine de cine y series Astoria 21, estas son mis impresiones sobre el 20 Festival de Málaga. Cine en Español.  

Las operas primas suben el listón

Ganadora de la Biznaga de Oro a la mejor película española, Verano 1993 de Carla Simón ha sido “la película” del Festival. Con tan solo 30 años, la directora debuta con una propuesta muy personal que nos habla de su propia infancia. Una historia que emociona, rememora la niñez y trata de forma muy inteligente el VIH. Imposible olvidar a las niñas protagonistas, la avispada Frida y la tierna Paula. 

Verano 1993, Festival Malaga

Lino Escalera contaba con una filmografía de cortos y series, pero su salto al largo con No sé decir adiós ha sido todo un acierto. Juan Diego, Nathalie Poza y Lola Dueñas hacen suyo este drama familiar centrado en los últimos meses de vida de un padre enfermo. La misma historia pero contada de forma muy diferente. Ha recibido el Premio Especial del Jurado, mejor guion, mejor actor de reparto para Juan Diego y mejor actriz para Nathalie Poza

No sé decir adiós, Festival Málaga

Los jóvenes autores tienen mucho que decir y en el Festival de Málaga han tenido su lugar. El 24 de marzo Eduardo Casanova presentaba Pieles y cumplía 26 años. Y su película, ¿es tan provocadora como parece? Sí, pero también muy humana. Por su parte, Elena Martín nos ha demostrado que se puede dirigir, escribir y protagonizar un film con solo 24 añitos. Y con muy buenos resultados… Júlia Ist ha conseguido ser la mejor película y la mejor dirección de la sección Zonazine.

Directores iberoamericanos de renombre

Últimos días en La Habana, Festival de Málaga

El cubano Fernando Pérez y el colombiano Víctor Gaviria aportaron calidad a la Sección Oficial y a las propuestas iberoamericanas. Una hazaña que quedó nublada por otras como Me estás matando, Susana o El candidato, que parecían más de relleno que candidatas para un festival.

Últimos días en la Habana de Fernando Pérez ha logrado la Biznaga de Oro a la mejor película iberoamericana, mejor actriz de reparto para la debutante Gabriela Ramos y el Premio del Público. Unos premios muy merecidos para una delicia de película que recomiendo ver en cines a partir del 7 de abril. Al igual que con Verano 1993, el tema del SIDA está presente aunque de forma más palpable.

Y de Cuba nos vamos a Colombia con La mujer del animal de Víctor Gaviria, mejor dirección y mejor montaje del Festival. Una película difícil de olvidar donde el maltrato físico y verbal está presente en cada plano. Una violencia explícita, ante la que deseamos apartar la mirada y que viene a denunciar un horror real.

La mujer del animal, Festival de Málaga

Lo que pudo ser y no fue

Propuestas que tenían un punto de partida muy potente, como Brava de Roser Aguilar o Amar de Esteban Crespo, se quedaron a medio camino de lo que pudieron ser. Mientras que las producciones de mayor presupuesto eran las peores a nivel creativo: Plan de fugaLa niebla y la doncella son ejemplos de repartos espectaculares con guiones que hacen ascuas. En este sentido, ni Leonardo Sbaraglia ni Ricardo Darín, juntos por primera vez, pudieron salvar Nieve Negra.

Una ración de cortometrajes

Marta no viene a cenar, corto Festival Málaga

De los cortometrajes que pude ver me gustaría destacar los siguientes: Marta no viene a cenar de Macarena Astorga, un corto muy divertido protagonizado por las hermanas Molina (Natalia y Celia) y con guion de Salva MartosNuestro viejo (y el mar) por su humor surrealista. Y el popular Timecode de Juanjo Giménez que, por las reacciones que provocaba en la sala, me ganó en su segundo visionado. Otros cortos que merecen la pena son El vestido, por su historia, y Extraños en la carretera, por su buena realización.

La banda sonora del 20 Festival de Málaga

Gilda, no me arrepiento de este amor, de la directora argentina Lorena Muñoz, le ha puesto una bailable BSO al 20 Festival de Málaga. Este biopic sobre la cantante de cumbias Gilda tiene mayor trasfondo del que parece. Con su actuación y su voz, la cantante Natalia Oreiro ha sabido estar a la altura del mito. Aunque la mejor banda sonora, al menos para mis oídos, ha sido pasar toda la semana entre conversaciones cinéfilas.

Palmarés del Festival de Málaga 2017 

Más allá de la ironía que supone que una película catalana, en su versión original, gane el Festival de cine “en español”. O del poco cambio que implica que las iberoamericanas, aún en Sección Oficial, tengan un premio aparte… Tanto Verano 1993 como Últimos días en La Habana merecían ganar la Biznaga de Oro.

No me quiero despedir sin recordaros que ya se conocen las fechas para la 21 edición del Festival de Málaga. Del 13 al 22 de abril tenemos otra cita con el cine en español. ¡Nos vemos en el próximo!

Cine y Literatura: El guardián invisible

El guardián invisible, el best seller de Dolores Redondo, ya cuenta con una adaptación al cine. O al menos con una pasable… Como estamos ante una novela tan famosa, era inevitable la dualidad que produce: atraes a muchas más personas y, a la vez, aumentas el riesgo de decepcionar o de no cumplir con las expectativas del devoto público lector.  Como seguidora de la trilogía del Baztán desde sus inicios, os cuento mi opinión sobre ambas obras.

Con Fernando González Molina en la dirección y Marta Etura en la piel de la inspectora Amaia Salazar, desde el punto de vista estético la película no tiene ningún fallo. Consigue transmitir la estupenda atmósfera de Elizondo y del valle del Baztán. Sin embargo, en la novela formas parte del ambiente, de ese aire de misterio, mitología vasca y cercanía con la variopinta familia Salazar.

El guardian invisible y su ambientación

Si no os suena Fernando González Molina, el director de El guardián invisible, seguro que sí conocéis su filmografía: Fuga de cerebros, Tres metros sobre el cielo, Tengo ganas de ti, Palmeras en la nieve… En mi caso, y sin buscarlo, resulta que las he visto todas. Y es que si algo tienen en común es que son películas muy comerciales. Es difícil encontrar la autoría del director o su huella. ¿Pero importa tanto cuando sus pelis se ven? Por su parte, Dolores Redondo es ya una celebridad como autora, sobre todo tras ganar el Premio Planeta con su última novela, Todo esto te daré.

Los actores están correctos en todo momento, en especial Elvira Mínguez en el papel de la inflexible Flora. La protagonista Marta Etura también hace una buena interpretación en un género que no es el suyo; más bien el de su pareja Luis Tosar, acostumbrado a historias policíacas o papeles de delincuente. Un cambio extraño es la importancia que se le da a Jonan (Carlos Librado), el compañero de Amaia; se le ha incluido en el cartel de la película y, sin embargo, se ha obviado su orientación homosexual.

Patricia López, Elvira Mínguez y Marta Etura

En la complicada tarea de trasladar una historia de más de 400 páginas, el guion es una fiel adaptación. Y aún con todo, el resultado es lineal, simple, no hay riesgo… En definitiva, no es una película para recordar. El guardián invisible no es todo lo emocionante que podría ser. A excepción de los 15 minutos finales, que es cuando más se desmarca del texto escrito y la película toma la acción por sí sola.

No pasa desapercibido cierto atropello en cerrar la historia y en descubrir al asesino, que a mi parecer no se introduce de forma correcta. Lo mejor son los flashbacks que nos remiten a la maldad y la locura de la madre de Amaia. La actriz que la interpreta, Miren Gaztañaga, ha protagonizado una polémica estos días e incluso se ha hablado de boicot hacia la película. Algo que no comparto, ya que son causas totalmente ajenas a  la obra.

El guardian invisible, Amaia y Jonan

Un extracto de cada “guardián invisible”

Para despedir esta entrada, os dejo con una cita que tenía anotada del libro El guardián invisible de Dolores Redondo. Me gustó por lo que tiene de verdad sobre nuestros primeros instintos o intuiciones:

Muchas veces ignoramos señales de cosas que nos inquietan de los demás sólo porque no tenemos una base de fundamento sobre la que sostenerlo, pero más de una vez sucede que esa sensación que habíamos percibido y decidimos ignorar regresa con el tiempo cargada de razones y nos lamentamos de no haber atendido a eso que algunos llaman percepción, instinto, primeras impresiones y que en el fondo tienen una gran base científica, pues están sustentadas en el lenguaje corporal, las expresiones faciales y las pequeñas mentiras sociales

La mitología vasca está muy presente en el libro, con numerosos detalles, mientras que en el film se centra en el Basajaun, el señor del bosque. En esta escena podéis ver cómo se explica su figura:

Estaremos pendientes de cómo sigue la adaptación de la popular Trilogía del Baztán. En esta primera entrega el director ha introducido algunas pinceladas sobre el próximo libro, El legado de los huesos, como la importancia y el poder de las nueces.

Tanto si has leído el libro como si has visto la película, o ambas cosas, no dudes en comentar qué te parece la historia de El guardián invisible.

Premios Oscar 2017: Hollywood cambia las reglas del juego

La entrega de los Premios Oscar 2017 pasará a la historia como “la ceremonia del error”. Una gala que está en boca de todos, incluso de los menos cinéfilos, a causa de un fallo garrafal. En la recogida del premio más importante, el de Mejor Película, La La Land revivió lo que sucede al imaginar lo que pudo haber sido y no fue. Con las estatuillas en la mano fueron interrumpidos en pleno discurso… y tras el revuelo inicial, su propio productor llamó a los verdaderos ganadores. De esta manera tan imprevisible, Moonlight de Barry Jenkins se alzó con el premio a la Mejor Película.

Pero más allá de la gran anécdota de la noche, así fue la 89 Ceremonia de los Premios Oscar.

Moonlight, la sorpresa de la noche 

Moonlight demuestra que en Hollywood no solo cambian los sobres. La mentalidad de la Academia ha evolucionado, ya que se trata del primer film con temática LGTB en conseguir el Oscar a la Mejor Película. También logró  Mejor Guion Adaptado y Mejor Actor de Reparto para Mahershala Ali, el mentor del protagonista de niño. Una película independiente que llegará a más gente a raíz de estos premios.

La La Land, la más premiada con 6 estatuillas

Damien Chazelle batió otro récord al ser el director más joven en conseguir este premio. Con tan solo 32 años y 38 días, el director de La La Land ya tiene un Oscar. En una gala muy repartida, su película partía como la favorita con 14 nominaciones y acabó con 6 de los premios: Mejor Actriz para Emma Stone, Mejor Fotografía, Mejor Diseño de Producción, Mejor Banda Sonora y Mejor Canción para City of stars. La interpretación que hace John Legend de la canción, junto a Audition, fue una de las mejores actuaciones de la ceremonia.

El drama Manchester frente al mar consiguió Mejor Guion Original y Mejor Actor para Casey Affleck, que levantó al público por su profunda interpretación. La cara de Denzel Washington no ocultaba lo mal que le sentó perder… Por suerte, su compañera de reparto Viola Davis se alzó con el Oscar a la Mejor Actriz de Reparto, a pesar de tener un papel protagonista en Fences. El de Viola fue uno de los discursos más emotivos. Otro momento conmovedor fue la presencia de Katherina G. Johnson, una de las verdaderas Figuras Ocultas a que hace referencia la película.

Un homenaje a los clásicos del cine

Una forma original de amenizar la gala fueron los vídeos de actores actuales, que hablaban de sus películas favoritas para después presentar los premios junto a los protagonistas. Así lo hizo Charlize Theron con Shirley MacLaine (El Apartamento), Javier Bardem con Meryl Streep (Los puentes de Madison) y Seth Rogen con Michael J. Fox (Regreso al Futuro). Siguiendo la broma, el maestro de ceremonias Jimmy Kimmel comentó la película Un lugar para soñar de Matt Damon. Sí, esa de cómo sacar adelante un zoo junto a Scarlett Johansson.

Si en la ceremonia pasada el niño que más destacó fue Jacob Tremblay (La habitación) por su carisma y elegancia. Este año ha sido Sunny Pawar, el niño de Lion. El presentador Jimmy Kimmel no dejó que pasara desapercibido y lo levantó como homenaje a El rey León. Y hablando sobre cine de animación, los premios en este género fueron a parar a las más populares: Zootrópolis como Mejor Película de Animación y Piper como Mejor Corto de Animación. Por su parte, la película Trolls nos dejó con la bailable Can’t stop the feeling, que interpretó Justin Timberlake nada más empezar la ceremonia.

Este año tampoco ha habido Oscar para España, al menos de forma oficial: el Timecode de Juanjo Giménez fue derrotado ante Mindenki (Sing) como Mejor Corto de Ficción. Pero sí nos ha caído un Oscar técnico para el ingeniero informático Marcos Farjardo, el creador del software Arnold para animación 3D y efectos especiales. Mientras que The White Helmets (Cascos Blancos) fue el Mejor Corto Documental.  Para quien le interese, ya está disponible en Netflix.

La política no pudo con el cine

La oscura sombra de Donald Trump estuvo presente de forma moderada. Las manifestaciones políticas más destacadas fueron la ausencia de Asghar Farhadi, el director de El Viajante (Mejor Película de Habla No Inglesa), que se declara en contra de las políticas migratorias del presidente. Y las acertadas palabras de Gael García Bernal: “como mexicano, como latinoamericano, como migrante, como ser humano, estoy en contra de cualquier forma de muro que quiera separarnos“.

Para terminar, y para quien a estas alturas no haya visto el vídeo, os dejo con el momento más bochornoso de los Premios Oscar 2017:

Si os interesa, aquí podéis consultar la parrilla completa de los Premios Oscars 2017. ¡Esperamos más sorpresas el año que viene!