Últimos días en La Habana: el cine cubano de Fernando Pérez

Últimos días en La Habana de Fernando Pérez es ejemplo de un cine cubano actual y de calidad, algo que no estamos acostumbrados a ver. En su paso por el 20 Festival de Málaga. Cine en Español se alzó con la Biznaga de Oro a la Mejor Película Iberoamericana. También consiguió el Premio del Público y el de Mejor actriz de reparto para Gabriela Ramos, la carismática sobrina del protagonista.

Tras su estreno en cines el pasado 7 de abril, Últimos días en La Habana nos presenta una historia emotiva y de fácil empatía. El actor Jorge Martínez interpreta a Diego, un homosexual enfermo de SIDA al que cuida su amigo Miguel (Patricio Wood). Ambos son la noche y el día… El que se muere tiene ansias de vivir y el que está sano, vive muerto por dentro. 

Ultimos dias en La Habana, Diego y su sobrina

No es justo simplificar, a lo bruto, Últimos días en La Habana como “una Fresa y Chocolate 20 años después”. Más allá de los guiños u homenajes,  el director de Suite Habana nos sitúa en el lugar que mejor conoce: la bulliciosa capital cubana y su gente. Con una película que huye de las caricaturas y de los extremos, nos cuenta una historia con múltiples lecturas: la política, el humor, la pobreza, las diferentes formas de vida, los sueños por cumplir…

A pesar de su poso dramático, o del pesimismo en su monólogo final, lo que más simpatiza con el espectador es que las miserias se tratan con humor. En ese lado cómico tienen mucha parte los variopintos personajes y el carisma de sus diálogos: la sobrina Yusisleidys, P4, las vecinas, la mujer policía… y el lado más divertido del amanerado Diego.

Últimos días en La Habana en el Festival de Málaga

Hay que agradecer al 20 Festival de Málaga. Cine en Español la visibilidad que ha otorgado al cine latinoamericano. Si la película hubiera estado en la antigua sección Territorio Latinoamericano, no la habría visto; que estas propuestas formen parte la Sección Oficial te obliga a darles una oportunidad y, en casos como este (o el de La mujer del animal) sales con ganas de más. Lo que no se entiende es la inclusión de otras películas iberoamericanas que hacían de relleno.

Ultimos dias en La Habana, rueda prensa Festival Malaga

Mi experiencia al ver Últimos días en La Habana dos veces en dos semanas ha sido muy diferente. En el Festival de Málaga la sala estaba llena de un público especializado y predispuesto a que lo sorprendan. A pesar de que es una película cubana, la emitían subtitulada, algo que eché de menos en mi segundo visionado… en una sala con cuatro gatos que no ríen y que tampoco entienden del todo los diálogos. Otro contra es que la película pierde frescura en su segundo visionado, o al menos en uno tan cercano.

“Lo peor no es que el mundo se acabe, sino que siga igual”

Últimos días en La Habana nos muestra la sociedad cubana sin llegar a ser cine social. Esa marabunta de gente que va por la calle, alejada aún de las tecnologías que dominan nuestro día a día. Después de verla nos queda el convencimiento de que todos, en cualquier parte del mundo, luchamos por sobrevivir y mejorar nuestra realidad. Y es que ya lo dijo Yusisleidys (Gabriela Ramos): “Lo peor no es que el mundo se acabe, sino que siga igual”. 

Últimos días en La Habana, Diego y Miguel

Buffy, Cazavampiros: 20 años después

20 años después de su estreno, y con la claridad que solo da la distancia, puedo afirmar que Buffy, Cazavampiros es LA serie que marcó un antes y un después en mi vida. Tal vez influyera que la viese en plena edad del pavo… pero el tiempo (y muchos expertos en series) han refutado que sea una “serie de adolescentes” y que se trate como lo que es, una serie de culto.

En este artículo, más personal que de costumbre, os cuento 10 momentos por los que Buffy, Cazavampiros me dejó huella:

Buffy Cazavampiros, gif secreto

1. El comienzo de mi fenómeno fan

Con la cazavampiros comenzó mi seriefilia, fenómeno fan o como queráis llamarlo. Cuando tenía 11 años dejaba de jugar con mis amigas y me subía a ver Buffy en Canal+, que la emitía a media tarde. Ese enganche se repitió con Friends y años más tarde con Perdidos. Pero la primera adicción seriéfila no se olvida.

Buffy Cazavampiros, primera temporada

2. Cintas VHS y diálogos de memoria

Esta serie me recuerda a la era Pre-Internet cuando grababa los episodios en cintas VHS, que compraba en los Todo a 100 o 20 duros (ni había chinos). Entonces me pasaba el verano volviendo a ver lo grabado hasta que llegaba lo nuevo. De “Loca e invisible” y “La chica de la profecía”, los últimos capítulos de la primera temporada, me sabía diálogos completos.

3. Una opening de lo más tarareable

 4. El instituto, la boca del infierno

Porque Buffy, Cazavampiros ha hecho, a mi entender, la mejor metáfora de un instituto: compararlo con la boca del infierno. Ese lugar donde los demonios acosan a los adolescentes y en el que cualquiera que se salga de la norma es un bicho raro.

5. Llevar una cruz siendo atea

Durante unos meses llevé un crucifijo tan solo porque Buffy lo llevaba siempre… Nada más que añadir.

Buffy y el maestro

6. Willow y Tara, primera pareja lésbica

Buffy, Cazavampiros marcó un precedente al mostrar a la primera pareja de lesbianas en televisión. O al menos la primera en tener una relación duradera e ir más allá de un beso… Willow y Tara han supuesto mucho en la normalización de las parejas homosexuales en pantallas. Su desenlace ya es otra historia.

Willow y Tara, Buffy Cazavampiros

7. Spike, Faith, Drusilla…  el atrayente lado oscuro

¿Quién no ha disfrutado con la rebeldía de Faith, las locuras de Drusilla o el amor condenado de Spike? Hasta Cordelia, al comportarse como una auténtica pija, nos daba algunos de los mejores momentos de la serie.

Spike y Buffy

8. Merchandising de la serie

Aún recuerdo cuando compraba postales de Buffy en la tienda de discos, cerrada desde hace años, del centro comercial Larios (Eroski). Mi hermano tenía unos posters gigantes de la cazavampiros y aunque yo, “hetero” por aquel entonces, lucía orgullosa aquellos en los que venía acompañada de Ángel, también colgué varios de la revista Bravo en los que Sarah Michelle Gellar era protagonista en todo su esplendor.

9. El pack completo de Buffy, Cazavampiros

Buffy Cazavampiros, serie completa

El miedo a que la serie algún día se descatalogue me llevó a hacer una de mis mejores compras: el pack completo de Buffy, Cazavampiros. Sin duda es de esas series que voy a ver de nuevo en breve brevísimo.

10. Porque la historia sigue… en cómics

A pesar de que la séptima temporada fue la última de la serie de televisión, nuestra pandilla favorita continuó su lucha contra las fuerzas del mal. En cómics encontramos una octava y una novena temporada de Buffy, Cazavampiros. En mi caso, en cuanto revisione todos los capítulos continuaré con la historia en papel.

Comics Buffy Cazavampiros

Me cuesta asimilar que hayan pasado veinte años desde su primer episodio. Y aunque la nostalgia es inevitable, tengo la satisfacción de que hoy en día Buffy, Cazavampiros tiene el lugar que se merece; el de una serie que, dos décadas después de su estreno, aún tiene alcance en la actualidad. Y en mi día a día también. Con el siguiente bonus se entiende mejor….

Bonus: mi perra Buffy

Aquí os dejo con esta “vampiro”, que en menos de 24 horas le arrancó el ojo a su peluche nuevo.

Buffy, mi perra

Si eres fan de la serie, me gustaría que dejes un comentario con tus propios momentos por los que Buffy, Cazavampiros te marcó.