Todas las entradas de: Silvia Gutierrez Guerrero

Últimos días en La Habana: el cine cubano de Fernando Pérez

Últimos días en La Habana de Fernando Pérez es ejemplo de un cine cubano actual y de calidad, algo que no estamos acostumbrados a ver. En su paso por el 20 Festival de Málaga. Cine en Español se alzó con la Biznaga de Oro a la Mejor Película Iberoamericana. También consiguió el Premio del Público y el de Mejor actriz de reparto para Gabriela Ramos, la carismática sobrina del protagonista.

Tras su estreno en cines el pasado 7 de abril, Últimos días en La Habana nos presenta una historia emotiva y de fácil empatía. El actor Jorge Martínez interpreta a Diego, un homosexual enfermo de SIDA al que cuida su amigo Miguel (Patricio Wood). Ambos son la noche y el día… El que se muere tiene ansias de vivir y el que está sano, vive muerto por dentro. 

Ultimos dias en La Habana, Diego y su sobrina

No es justo simplificar, a lo bruto, Últimos días en La Habana como “una Fresa y Chocolate 20 años después”. Más allá de los guiños u homenajes,  el director de Suite Habana nos sitúa en el lugar que mejor conoce: la bulliciosa capital cubana y su gente. Con una película que huye de las caricaturas y de los extremos, nos cuenta una historia con múltiples lecturas: la política, el humor, la pobreza, las diferentes formas de vida, los sueños por cumplir…

A pesar de su poso dramático, o del pesimismo en su monólogo final, lo que más simpatiza con el espectador es que las miserias se tratan con humor. En ese lado cómico tienen mucha parte los variopintos personajes y el carisma de sus diálogos: la sobrina Yusisleidys, P4, las vecinas, la mujer policía… y el lado más divertido del amanerado Diego.

Últimos días en La Habana en el Festival de Málaga

Hay que agradecer al 20 Festival de Málaga. Cine en Español la visibilidad que ha otorgado al cine latinoamericano. Si la película hubiera estado en la antigua sección Territorio Latinoamericano, no la habría visto; que estas propuestas formen parte la Sección Oficial te obliga a darles una oportunidad y, en casos como este (o el de La mujer del animal) sales con ganas de más. Lo que no se entiende es la inclusión de otras películas iberoamericanas que hacían de relleno.

Ultimos dias en La Habana, rueda prensa Festival Malaga

Mi experiencia al ver Últimos días en La Habana dos veces en dos semanas ha sido muy diferente. En el Festival de Málaga la sala estaba llena de un público especializado y predispuesto a que lo sorprendan. A pesar de que es una película cubana, la emitían subtitulada, algo que eché de menos en mi segundo visionado… en una sala con cuatro gatos que no ríen y que tampoco entienden del todo los diálogos. Otro contra es que la película pierde frescura en su segundo visionado, o al menos en uno tan cercano.

“Lo peor no es que el mundo se acabe, sino que siga igual”

Últimos días en La Habana nos muestra la sociedad cubana sin llegar a ser cine social. Esa marabunta de gente que va por la calle, alejada aún de las tecnologías que dominan nuestro día a día. Después de verla nos queda el convencimiento de que todos, en cualquier parte del mundo, luchamos por sobrevivir y mejorar nuestra realidad. Y es que ya lo dijo Yusisleidys (Gabriela Ramos): “Lo peor no es que el mundo se acabe, sino que siga igual”. 

Últimos días en La Habana, Diego y Miguel

Buffy, Cazavampiros: 20 años después

20 años después de su estreno, y con la claridad que solo da la distancia, puedo afirmar que Buffy, Cazavampiros es LA serie que marcó un antes y un después en mi vida. Tal vez influyera que la viese en plena edad del pavo… pero el tiempo (y muchos expertos en series) han refutado que sea una “serie de adolescentes” y que se trate como lo que es, una serie de culto.

En este artículo, más personal que de costumbre, os cuento 10 momentos por los que Buffy, Cazavampiros me dejó huella:

Buffy Cazavampiros, gif secreto

1. El comienzo de mi fenómeno fan

Con la cazavampiros comenzó mi seriefilia, fenómeno fan o como queráis llamarlo. Cuando tenía 11 años dejaba de jugar con mis amigas y me subía a ver Buffy en Canal+, que la emitía a media tarde. Ese enganche se repitió con Friends y años más tarde con Perdidos. Pero la primera adicción seriéfila no se olvida.

Buffy Cazavampiros, primera temporada

2. Cintas VHS y diálogos de memoria

Esta serie me recuerda a la era Pre-Internet cuando grababa los episodios en cintas VHS, que compraba en los Todo a 100 o 20 duros (ni había chinos). Entonces me pasaba el verano volviendo a ver lo grabado hasta que llegaba lo nuevo. De “Loca e invisible” y “La chica de la profecía”, los últimos capítulos de la primera temporada, me sabía diálogos completos.

3. Una opening de lo más tarareable

 4. El instituto, la boca del infierno

Porque Buffy, Cazavampiros ha hecho, a mi entender, la mejor metáfora de un instituto: compararlo con la boca del infierno. Ese lugar donde los demonios acosan a los adolescentes y en el que cualquiera que se salga de la norma es un bicho raro.

5. Llevar una cruz siendo atea

Durante unos meses llevé un crucifijo tan solo porque Buffy lo llevaba siempre… Nada más que añadir.

Buffy y el maestro

6. Willow y Tara, primera pareja lésbica

Buffy, Cazavampiros marcó un precedente al mostrar a la primera pareja de lesbianas en televisión. O al menos la primera en tener una relación duradera e ir más allá de un beso… Willow y Tara han supuesto mucho en la normalización de las parejas homosexuales en pantallas. Su desenlace ya es otra historia.

Willow y Tara, Buffy Cazavampiros

7. Spike, Faith, Drusilla…  el atrayente lado oscuro

¿Quién no ha disfrutado con la rebeldía de Faith, las locuras de Drusilla o el amor condenado de Spike? Hasta Cordelia, al comportarse como una auténtica pija, nos daba algunos de los mejores momentos de la serie.

Spike y Buffy

8. Merchandising de la serie

Aún recuerdo cuando compraba postales de Buffy en la tienda de discos, cerrada desde hace años, del centro comercial Larios (Eroski). Mi hermano tenía unos posters gigantes de la cazavampiros y aunque yo, “hetero” por aquel entonces, lucía orgullosa aquellos en los que venía acompañada de Ángel, también colgué varios de la revista Bravo en los que Sarah Michelle Gellar era protagonista en todo su esplendor.

9. El pack completo de Buffy, Cazavampiros

Buffy Cazavampiros, serie completa

El miedo a que la serie algún día se descatalogue me llevó a hacer una de mis mejores compras: el pack completo de Buffy, Cazavampiros. Sin duda es de esas series que voy a ver de nuevo en breve brevísimo.

10. Porque la historia sigue… en cómics

A pesar de que la séptima temporada fue la última de la serie de televisión, nuestra pandilla favorita continuó su lucha contra las fuerzas del mal. En cómics encontramos una octava y una novena temporada de Buffy, Cazavampiros. En mi caso, en cuanto revisione todos los capítulos continuaré con la historia en papel.

Comics Buffy Cazavampiros

Me cuesta asimilar que hayan pasado veinte años desde su primer episodio. Y aunque la nostalgia es inevitable, tengo la satisfacción de que hoy en día Buffy, Cazavampiros tiene el lugar que se merece; el de una serie que, dos décadas después de su estreno, aún tiene alcance en la actualidad. Y en mi día a día también. Con el siguiente bonus se entiende mejor….

Bonus: mi perra Buffy

Aquí os dejo con esta “vampiro”, que en menos de 24 horas le arrancó el ojo a su peluche nuevo.

Buffy, mi perra

Si eres fan de la serie, me gustaría que dejes un comentario con tus propios momentos por los que Buffy, Cazavampiros te marcó.

Así fue el 20 Festival de Málaga. Cine en Español

El Festival de Málaga se jugaba mucho este año. Además de ser su vigésima edición, un número redondo que consolida su trayectoria, y también genera mayores expectativas, ha afrontado un cambio en su esencia; una apertura hacia el cine iberoamericano desde su Sección Oficial. Pero vayamos a lo importante, ¿le ha salido bien la jugada? Tras mi presencia en el certamen, acreditada para el magazine de cine y series Astoria 21, estas son mis impresiones sobre el 20 Festival de Málaga. Cine en Español.  

Las operas primas suben el listón

Ganadora de la Biznaga de Oro a la mejor película española, Verano 1993 de Carla Simón ha sido “la película” del Festival. Con tan solo 30 años, la directora debuta con una propuesta muy personal que nos habla de su propia infancia. Una historia que emociona, rememora la niñez y trata de forma muy inteligente el VIH. Imposible olvidar a las niñas protagonistas, la avispada Frida y la tierna Paula. 

Verano 1993, Festival Malaga

Lino Escalera contaba con una filmografía de cortos y series, pero su salto al largo con No sé decir adiós ha sido todo un acierto. Juan Diego, Nathalie Poza y Lola Dueñas hacen suyo este drama familiar centrado en los últimos meses de vida de un padre enfermo. La misma historia pero contada de forma muy diferente. Ha recibido el Premio Especial del Jurado, mejor guion, mejor actor de reparto para Juan Diego y mejor actriz para Nathalie Poza

No sé decir adiós, Festival Málaga

Los jóvenes autores tienen mucho que decir y en el Festival de Málaga han tenido su lugar. El 24 de marzo Eduardo Casanova presentaba Pieles y cumplía 26 años. Y su película, ¿es tan provocadora como parece? Sí, pero también muy humana. Por su parte, Elena Martín nos ha demostrado que se puede dirigir, escribir y protagonizar un film con solo 24 añitos. Y con muy buenos resultados… Júlia Ist ha conseguido ser la mejor película y la mejor dirección de la sección Zonazine.

Directores iberoamericanos de renombre

Últimos días en La Habana, Festival de Málaga

El cubano Fernando Pérez y el colombiano Víctor Gaviria aportaron calidad a la Sección Oficial y a las propuestas iberoamericanas. Una hazaña que quedó nublada por otras como Me estás matando, Susana o El candidato, que parecían más de relleno que candidatas para un festival.

Últimos días en la Habana de Fernando Pérez ha logrado la Biznaga de Oro a la mejor película iberoamericana, mejor actriz de reparto para la debutante Gabriela Ramos y el Premio del Público. Unos premios muy merecidos para una delicia de película que recomiendo ver en cines a partir del 7 de abril. Al igual que con Verano 1993, el tema del SIDA está presente aunque de forma más palpable.

Y de Cuba nos vamos a Colombia con La mujer del animal de Víctor Gaviria, mejor dirección y mejor montaje del Festival. Una película difícil de olvidar donde el maltrato físico y verbal está presente en cada plano. Una violencia explícita, ante la que deseamos apartar la mirada y que viene a denunciar un horror real.

La mujer del animal, Festival de Málaga

Lo que pudo ser y no fue

Propuestas que tenían un punto de partida muy potente, como Brava de Roser Aguilar o Amar de Esteban Crespo, se quedaron a medio camino de lo que pudieron ser. Mientras que las producciones de mayor presupuesto eran las peores a nivel creativo: Plan de fugaLa niebla y la doncella son ejemplos de repartos espectaculares con guiones que hacen ascuas. En este sentido, ni Leonardo Sbaraglia ni Ricardo Darín, juntos por primera vez, pudieron salvar Nieve Negra.

Una ración de cortometrajes

Marta no viene a cenar, corto Festival Málaga

De los cortometrajes que pude ver me gustaría destacar los siguientes: Marta no viene a cenar de Macarena Astorga, un corto muy divertido protagonizado por las hermanas Molina (Natalia y Celia) y con guion de Salva MartosNuestro viejo (y el mar) por su humor surrealista. Y el popular Timecode de Juanjo Giménez que, por las reacciones que provocaba en la sala, me ganó en su segundo visionado. Otros cortos que merecen la pena son El vestido, por su historia, y Extraños en la carretera, por su buena realización.

La banda sonora del 20 Festival de Málaga

Gilda, no me arrepiento de este amor, de la directora argentina Lorena Muñoz, le ha puesto una bailable BSO al 20 Festival de Málaga. Este biopic sobre la cantante de cumbias Gilda tiene mayor trasfondo del que parece. Con su actuación y su voz, la cantante Natalia Oreiro ha sabido estar a la altura del mito. Aunque la mejor banda sonora, al menos para mis oídos, ha sido pasar toda la semana entre conversaciones cinéfilas.

Palmarés del Festival de Málaga 2017 

Más allá de la ironía que supone que una película catalana, en su versión original, gane el Festival de cine “en español”. O del poco cambio que implica que las iberoamericanas, aún en Sección Oficial, tengan un premio aparte… Tanto Verano 1993 como Últimos días en La Habana merecían ganar la Biznaga de Oro.

No me quiero despedir sin recordaros que ya se conocen las fechas para la 21 edición del Festival de Málaga. Del 13 al 22 de abril tenemos otra cita con el cine en español. ¡Nos vemos en el próximo!

Cine y Literatura: El guardián invisible

El guardián invisible, el best seller de Dolores Redondo, ya cuenta con una adaptación al cine. O al menos con una pasable… Como estamos ante una novela tan famosa, era inevitable la dualidad que produce: atraes a muchas más personas y, a la vez, aumentas el riesgo de decepcionar o de no cumplir con las expectativas del devoto público lector.  Como seguidora de la trilogía del Baztán desde sus inicios, os cuento mi opinión sobre ambas obras.

Con Fernando González Molina en la dirección y Marta Etura en la piel de la inspectora Amaia Salazar, desde el punto de vista estético la película no tiene ningún fallo. Consigue transmitir la estupenda atmósfera de Elizondo y del valle del Baztán. Sin embargo, en la novela formas parte del ambiente, de ese aire de misterio, mitología vasca y cercanía con la variopinta familia Salazar.

El guardian invisible y su ambientación

Si no os suena Fernando González Molina, el director de El guardián invisible, seguro que sí conocéis su filmografía: Fuga de cerebros, Tres metros sobre el cielo, Tengo ganas de ti, Palmeras en la nieve… En mi caso, y sin buscarlo, resulta que las he visto todas. Y es que si algo tienen en común es que son películas muy comerciales. Es difícil encontrar la autoría del director o su huella. ¿Pero importa tanto cuando sus pelis se ven? Por su parte, Dolores Redondo es ya una celebridad como autora, sobre todo tras ganar el Premio Planeta con su última novela, Todo esto te daré.

Los actores están correctos en todo momento, en especial Elvira Mínguez en el papel de la inflexible Flora. La protagonista Marta Etura también hace una buena interpretación en un género que no es el suyo; más bien el de su pareja Luis Tosar, acostumbrado a historias policíacas o papeles de delincuente. Un cambio extraño es la importancia que se le da a Jonan (Carlos Librado), el compañero de Amaia; se le ha incluido en el cartel de la película y, sin embargo, se ha obviado su orientación homosexual.

Patricia López, Elvira Mínguez y Marta Etura

En la complicada tarea de trasladar una historia de más de 400 páginas, el guion es una fiel adaptación. Y aún con todo, el resultado es lineal, simple, no hay riesgo… En definitiva, no es una película para recordar. El guardián invisible no es todo lo emocionante que podría ser. A excepción de los 15 minutos finales, que es cuando más se desmarca del texto escrito y la película toma la acción por sí sola.

No pasa desapercibido cierto atropello en cerrar la historia y en descubrir al asesino, que a mi parecer no se introduce de forma correcta. Lo mejor son los flashbacks que nos remiten a la maldad y la locura de la madre de Amaia. La actriz que la interpreta, Miren Gaztañaga, ha protagonizado una polémica estos días e incluso se ha hablado de boicot hacia la película. Algo que no comparto, ya que son causas totalmente ajenas a  la obra.

El guardian invisible, Amaia y Jonan

Un extracto de cada “guardián invisible”

Para despedir esta entrada, os dejo con una cita que tenía anotada del libro El guardián invisible de Dolores Redondo. Me gustó por lo que tiene de verdad sobre nuestros primeros instintos o intuiciones:

Muchas veces ignoramos señales de cosas que nos inquietan de los demás sólo porque no tenemos una base de fundamento sobre la que sostenerlo, pero más de una vez sucede que esa sensación que habíamos percibido y decidimos ignorar regresa con el tiempo cargada de razones y nos lamentamos de no haber atendido a eso que algunos llaman percepción, instinto, primeras impresiones y que en el fondo tienen una gran base científica, pues están sustentadas en el lenguaje corporal, las expresiones faciales y las pequeñas mentiras sociales

La mitología vasca está muy presente en el libro, con numerosos detalles, mientras que en el film se centra en el Basajaun, el señor del bosque. En esta escena podéis ver cómo se explica su figura:

Estaremos pendientes de cómo sigue la adaptación de la popular Trilogía del Baztán. En esta primera entrega el director ha introducido algunas pinceladas sobre el próximo libro, El legado de los huesos, como la importancia y el poder de las nueces.

Tanto si has leído el libro como si has visto la película, o ambas cosas, no dudes en comentar qué te parece la historia de El guardián invisible.

Premios Oscar 2017: Hollywood cambia las reglas del juego

La entrega de los Premios Oscar 2017 pasará a la historia como “la ceremonia del error”. Una gala que está en boca de todos, incluso de los menos cinéfilos, a causa de un fallo garrafal. En la recogida del premio más importante, el de Mejor Película, La La Land revivió lo que sucede al imaginar lo que pudo haber sido y no fue. Con las estatuillas en la mano fueron interrumpidos en pleno discurso… y tras el revuelo inicial, su propio productor llamó a los verdaderos ganadores. De esta manera tan imprevisible, Moonlight de Barry Jenkins se alzó con el premio a la Mejor Película.

Pero más allá de la gran anécdota de la noche, así fue la 89 Ceremonia de los Premios Oscar.

Moonlight, la sorpresa de la noche 

Moonlight demuestra que en Hollywood no solo cambian los sobres. La mentalidad de la Academia ha evolucionado, ya que se trata del primer film con temática LGTB en conseguir el Oscar a la Mejor Película. También logró  Mejor Guion Adaptado y Mejor Actor de Reparto para Mahershala Ali, el mentor del protagonista de niño. Una película independiente que llegará a más gente a raíz de estos premios.

La La Land, la más premiada con 6 estatuillas

Damien Chazelle batió otro récord al ser el director más joven en conseguir este premio. Con tan solo 32 años y 38 días, el director de La La Land ya tiene un Oscar. En una gala muy repartida, su película partía como la favorita con 14 nominaciones y acabó con 6 de los premios: Mejor Actriz para Emma Stone, Mejor Fotografía, Mejor Diseño de Producción, Mejor Banda Sonora y Mejor Canción para City of stars. La interpretación que hace John Legend de la canción, junto a Audition, fue una de las mejores actuaciones de la ceremonia.

El drama Manchester frente al mar consiguió Mejor Guion Original y Mejor Actor para Casey Affleck, que levantó al público por su profunda interpretación. La cara de Denzel Washington no ocultaba lo mal que le sentó perder… Por suerte, su compañera de reparto Viola Davis se alzó con el Oscar a la Mejor Actriz de Reparto, a pesar de tener un papel protagonista en Fences. El de Viola fue uno de los discursos más emotivos. Otro momento conmovedor fue la presencia de Katherina G. Johnson, una de las verdaderas Figuras Ocultas a que hace referencia la película.

Un homenaje a los clásicos del cine

Una forma original de amenizar la gala fueron los vídeos de actores actuales, que hablaban de sus películas favoritas para después presentar los premios junto a los protagonistas. Así lo hizo Charlize Theron con Shirley MacLaine (El Apartamento), Javier Bardem con Meryl Streep (Los puentes de Madison) y Seth Rogen con Michael J. Fox (Regreso al Futuro). Siguiendo la broma, el maestro de ceremonias Jimmy Kimmel comentó la película Un lugar para soñar de Matt Damon. Sí, esa de cómo sacar adelante un zoo junto a Scarlett Johansson.

Si en la ceremonia pasada el niño que más destacó fue Jacob Tremblay (La habitación) por su carisma y elegancia. Este año ha sido Sunny Pawar, el niño de Lion. El presentador Jimmy Kimmel no dejó que pasara desapercibido y lo levantó como homenaje a El rey León. Y hablando sobre cine de animación, los premios en este género fueron a parar a las más populares: Zootrópolis como Mejor Película de Animación y Piper como Mejor Corto de Animación. Por su parte, la película Trolls nos dejó con la bailable Can’t stop the feeling, que interpretó Justin Timberlake nada más empezar la ceremonia.

Este año tampoco ha habido Oscar para España, al menos de forma oficial: el Timecode de Juanjo Giménez fue derrotado ante Mindenki (Sing) como Mejor Corto de Ficción. Pero sí nos ha caído un Oscar técnico para el ingeniero informático Marcos Farjardo, el creador del software Arnold para animación 3D y efectos especiales. Mientras que The White Helmets (Cascos Blancos) fue el Mejor Corto Documental.  Para quien le interese, ya está disponible en Netflix.

La política no pudo con el cine

La oscura sombra de Donald Trump estuvo presente de forma moderada. Las manifestaciones políticas más destacadas fueron la ausencia de Asghar Farhadi, el director de El Viajante (Mejor Película de Habla No Inglesa), que se declara en contra de las políticas migratorias del presidente. Y las acertadas palabras de Gael García Bernal: “como mexicano, como latinoamericano, como migrante, como ser humano, estoy en contra de cualquier forma de muro que quiera separarnos“.

Para terminar, y para quien a estas alturas no haya visto el vídeo, os dejo con el momento más bochornoso de los Premios Oscar 2017:

Si os interesa, aquí podéis consultar la parrilla completa de los Premios Oscars 2017. ¡Esperamos más sorpresas el año que viene!

Oscar 2017: las nominadas a Mejor Película

Los Oscars 2017 despliegan su alfombra roja este domingo 26 de febrero. En la gran noche de Hollywood, en la que todo puede pasar, se presentan dos posibles situaciones: un récord de estatuillas por parte de La La Land (La ciudad de las estrellas), la gran favorita del público y de parte de la crítica. O bien una sorpresa, con premios muy repartidos hacia otras cintas menores y no menos meritorias como Moonlight o Manchester frente al mar.

Con el humorista Jimmy Kimmel como anfitrión, la 89 entrega de los Premios Oscar promete ser una gala a todo color (al contrario que la anterior), por mucho que le pese a quienes vivan en una casa blanca. Pero ya comentaremos sobre la gala… Este artículo se centra en las 9 películas nominadas a Mejor Película y, al comentarlas, voy mojarme tanto con la cabeza como con el corazón.

La La Land (14 nominaciones)

La La Land, película Oscar 2017

¿Abrirá titulares La La Land con un nuevo récord? De sus 14 nominaciones dos son a Mejor Canción (City of stars y Audition), por lo que puede conseguir un máximo de 13 estatuillas. Hasta ahora las películas con mayor número de Oscar son Ben-Hur, Titanic y El señor de los anillos: El retorno del Rey, con 11 premios cada una. En la crítica de la película expuse todo lo que podía decir de esta maravilla. Pero me repito: mi mente y mi corazón van con La La Land en los Oscars 2017.

La Llegada (8 nominaciones)

El director canadiense Denis Villeneuve incursiona en la ciencia-ficción con esta adaptación de La historia de tu vida de Ted Chiang. Una película que va más allá de los extraterrestres y cuyo trasfondo toca temas como la maternidad, el destino, la lingüística… Y plantea pregunta que todos nos hemos hecho alguna vez: ¿Nos gustaría saber lo que va a ocurrir? La llegada merece sus 8 nominaciones y no ser una de las olvidadas de la noche.

Moonlight (8 nominaciones)

La película de Barry Jenkins es íntima, sutil, comedida… Moonlight se ha erigido como la favorita independiente de estos Oscars 2017. Quien no va con La La Land probablemente va con Moonlight. La película toca un tema no explotado, al menos original en la forma en que se narra: tres momentos en la vida de un joven afroamericano, homosexual y de un barrio conflictivo. Puede ser la película que dé la sorpresa de la noche. ¿O será demasiado atrevido?

Manchester frente al mar (6 nominaciones)

Con Amazon Studios en la producción, Manchester frente al mar se centra en dos dramas familiares: cuando un padre pierde a sus hijos y, por otro lado, cuando un hijo pierde a su padre. Cassey Affleck borda el papel de una persona con pasado trágico. Mientras que Michelle Williams aparece poco, pero cuando lo hace merece un Oscar por ello. En los Oscars puede conseguir Mejor Guion o Mejor Actor. Para Mejor Película lo tiene más complicado.

Lion (6 nominaciones)

Con la excepción de sus minutos finales, Lion nos deja con la sensibilidad a flor de piel sin caer en la sensiblería. La actriz Nicole Kidman vuelve a demostrarnos lo buena que es cuando tiene buenos papeles. Mientras que el niño de la película, Sunny Pawar, no podía estar mejor elegido. El acierto de casting se completa con Dev Patel, el niño de mayor, y Rooney Mara. Una historia real que merece la pena conocer. Va a ser complicado que se lleve algún Oscar… pero el estar nominada y que la gente la vea, es todo un regalo para el espectador.

Hasta el último hombre (6 nominaciones)

A pesar de su moralina religiosa, típica de Mel Gibson, el actor vuelve a demostrar su talento para la dirección con Hasta el último hombre. La película va más allá de la guerra y nos cuenta la historia real del primer objetor de conciencia, Desmond Doss. Un soldado con vocación médica que se niega a tocar un arma. Además de varias nominaciones técnicas, que merece por la calidad de sus escenas, se encuentra nominado el propio director y el actor protagonista,  Andrew Garfield. Ya veremos si sucede un milagro…

Comanchería (4 nominaciones)

Comanchería se puede definir como un western, una de robos a bancos, un thriller, una película sobre la pobreza… Lo que tengo claro es que me dejó huella. Jeff Bridges, Ben Foster y Chris Pine protagonizan esta historia sobre la América profunda. Cuenta con buenos diálogos, una tensión in crescendo y un final trepidante. Espero que, como mínimo, Jeff Bridges se lleve el premio a Mejor Actor de Reparto.

Fences (4 nominaciones)

Denzel Washington dirige y protagoniza Fences. El actor y Viola Davis repiten los personajes que ya interpretaron juntos en Broadway. Este drama, ambientado en los años 50, se centra en la autoridad de un padre de familia sobre el resto de los miembros. Hay una escena especialmente impactante entre marido-mujer, el tándem interpretativo  que sustenta este film.  Por lo demás, a la película le sobra media hora.

Figuras ocultas (3 nominaciones)

Figuras ocultas rememora la historia de tres afroamericanas que desempeñaron un papel muy importante en la NASA. Una realidad que debía ser contada pero no de esta manera. Por mucha labor social que tenga, en algunos momentos es repetitiva y parece más un telefilm que una película para los Oscars. La película se salva solo por las interpretaciones de las actrices, entre las que destaca Octavia Spencer nominada a Mejor Actriz de Reparto.

And the Oscar goes to…?

Como habéis podido comprobar, entre las películas para los Oscars 2017 tenemos un musical de éxito arrollador, una de ciencia-ficción, una bélica, un medio western, unos cuantos dramas de calado y otras de reivindicación social. And the Oscar goes to…? En unos días lo sabremos y comentaremos los premiados.

Y tú, ¿a cuál de estas películas le darías el Oscar?

10 razones para ver Vis a Vis

Para quien no la ha visto, Vis a vis es un Orange is the new black a la española. Para los que sí la hemos visto, es mucho más. Con dos únicas temporadas emitidas en Antena 3, ahora podéis disfrutar de la serie completa en Netflix, HBO España y Filmin.

La malagueña Maggie Civantos protagoniza esta serie carcelaria, en la que actrices como Najwa NimriAlba Flores o Berta Vázquez completan un reparto coral. Pero no toda la historia se desarrolla en prisión. La vida exterior de policías, familiares y delincuentes tienen mucho que decir en este drama con momentos cómicos y forma de thriller.

Si no estáis muy convencidos, o no sabéis de qué va la trama, aquí os dejo mis 10 razones para ver Vis a Vis:

1. Porque no es Orange is the new black

No os penséis que estas dos tienen algo que ver con Álex y Piper… Macarena (Maggie Civantos) y la protagonista de OITNB tienen en común el color del pelo. Las dos son rubias y para de contar. Hay otras similitudes inevitables en la entrada a prisión; con una primera fase de inocencia/miedo y el posterior “espabilamiento”. Más allá, solo quedan guiños lejanos en alguna historia secundaria. Vis a Vis es una serie 100% española, con su propio humor e idiosincracia.

2. Por tratar temas tabús en la ficción española

Aunque la cárcel “Cruz del Sur” muestra su mejor cara, algo utópica en cuanto a lo bonita y limpia, allí dentro pasan cosas muy feas: sobredosis o el uso del cuerpo para transportar drogas; los abusos de poder por parte de los funcionarios de prisión; presas que tienen esclavas a su servicio y las obligan a prostituirse… Otro tabú que se rompe es el de “lesbiana gitana” a partir del personaje de Saray (Alba Flores).

3. Por Zulema, un personaje para recordar

Con Zulema pasa como con Walter White, Tony Soprano, el Joker y otros tantos más. Esos malos y malas con los que no podemos evitar simpatizar. Najwa Nimri hace un verdadero tour de interpretación con esta delincuente peligrosa, capaz de vender su alma al diablo con tal de no pasar un día más entre rejas. Un personaje realmente memorable y que sube el listón de la serie con cada una de sus apariciones.

4. Porque no todo queda entre rejas 

vis a vis, familia ferreiro

Hay historias que continúan fuera de la cárcel y que son muy importantes para la trama principal. La familia Ferreiro tiene varios “momentos Fargo” dignos de recordar. También cobran protagonismo el comisario Castillo, la trama de El Egipcio o la niña desaparecida de la segunda temporada.

5. Por su naturalidad al hablar de sexo

Tanto cuando se practica como cuando se habla sobre el tema, el sexo se trata con la mayor naturalidad. Aquí tenéis una escena clave para ese triángulo amoroso que es Maca-Rizos-Saray.

6. Por sus momentos de humor

En cada capítulo hay varias escenas en el patio donde las presas hablan directamente a la cámara. Esos momentos, similares a los de sitcoms como The Office o Modern Family, están cargados de humor. La frescura de personajes como el de Sole (que espera un trasplante de corazón), el de Tere (drogadicta) o el de las gitanas Antonia y Saray hacen que empatices con ellas en todo momento. Y que te rías de sus miserias y de las tuyas.

7. Por no caer en el maniqueísmo

Vis a Vis, Macarena fuera

Vis a vis no cae en el juego de que los personajes sean muy buenos o muy malos. Está cargada de personajes grises y reales. Porque en un momento dado, cualquiera de nosotros puede cruzar una línea y acabar en la cárcel. Y el ambiente de allí no fomenta precisamente que seas una mejor persona…

8. Por ser una serie “finalizada”

Si te da pereza empezar una serie nueva porque no sabes cuándo terminará, con Vis a Vis tienes “la suerte” de que ya terminó. O mejor dicho, de que la cancelaron… Son 2 temporadas y 24 episodios en los que disfrutar con sus buenas dosis de acción, drama, humor y tensión a raudales.

9. Por Rizos (Berta Vázquez), la más carismática

Tenía que ponerlo. Porque si hay algún personaje de la serie por quien sienta especial debilidad, esa es la Rizos… Mirad y juzgad:

10. Por ser una serie española diferente

La violencia excesiva y explícita, junto con otros temas peliagudos ya mencionados, demuestran que Vis a Vis es una serie española que arriesga. Corría peligro de convertirse en algo incómodo de ver y, aún así, ha apostado por estar al nivel de oscuridad de otras series extranjeras. Algo raro de ver en la producción española donde prima lo convencional o la complacencia final.

Y ahora os confieso que he tardado demasiado tiempo en descubrir Vis a Vis. Lo bueno es que nunca es tarde para engancharte a una serie, ya sea nueva o antigua. En este caso, no hay excusa ahora que está disponible en Netflix.

Y tú, ¿a qué estás esperando para ver Vis a Vis?

Premios Goya 2017: La noche de un monstruo con ira

En la 31 Edición de los Premios Goya el éxito quedó dividido entre la superproducción Un monstruo viene a verme y el thriller Tarde para la ira. La película de Bayona arrasó al conseguir 9 premios de los 12 a los que optaba, entre los que se incluye el de mejor director. Menos mal que “el monstro” no se comió todos los Goyas… porque el debut de Raúl Arévalo logró los premios más importantes: Mejor película, mejor guion original y mejor dirección novel.

Mejor película: Tarde para la ira

Tarde para la ira no fue la más premiada de la noche, pero obtuvo un triunfo muy merecido. Además del premio principal, Raúl Arévalo se llevó la mejor dirección novel y el mejor guion original, del que fue coguionista junto al psicólogo David Pulido. En cuanto a las interpretaciones, Manolo Solo logró el premio al mejor actor de reparto, pues nos dejó uno de los papeles más divertidos y memorables de la película.

Un monstruo viene a verme y sus 9 premios Goya

Bayona, Goya a Mejor Dirección

Si contamos el número de estatuillas, Un monstruo viene a verme fue la triunfadora de los Goya 2017. El premio a Mejor director fue para un J.A. Bayona que se mantuvo visiblemente emocionado durante toda la gala. Su adaptación también se llevó los premios a mejor montaje, dirección de fotografía, dirección artística, maquillaje y peluquería, dirección de producción, sonido, música original y efectos especiales. ¡Casi ná!

Emma Suárez, mejor actriz por partida doble

La sorpresa de la noche nos la dio Emma Suárez  con su doblete: mejor actriz de reparto por La próxima piel, de Isaki Lacuesta, y mejor actriz protagonista por Julieta de Pedro Almodóvar. Una proeza que hasta entonces solo había logrado Verónica Forqué en 1987. Merece la pena escuchar las palabras que la actriz le “dedica” a Almodóvar. Y sobre todo su frase final: “¡Hagamos películas!”

El premio al Mejor actor protagonista fue para Roberto Álamo, por Que Dios nos perdone. Mientras que el de Mejor actor revelación se lo llevó Carlos Santos, el Luis Roldán de El hombre de las mil caras. La película de Alberto Rodríguez también se llevó el premio a Mejor guion adaptado. Sin embargo, ambos thrillers consiguieron poco para las nominaciones que tenían.

Momentos emotivos de los Goya 2017

Goya 2017 Anna Castillo

Por su frescura y naturalidad, uno de los mejores discursos fue el de Anna Castillo; actriz revelación por El Olivo, que competía en la misma categoría con su amiga Belén Cuesta.

El discurso más emotivo y reivindicativo fue el de la cantante y actriz Sílvia Pérez Cruz, mejor canción original por “Ai, ai, ai” de la película Cerca de tu casa. Ella nos recordó el lamento de los desahucios y nos cantó lo indecente de que haya “gente sin casa, casa sin gente.”

Otros premios que destacaron fue el mejor corto de ficción para Timecode, de Juanjo Giménez Peña, que se encuentra nominado a los Oscar 2017. Mientras que la mejor película europea fue para la francesa Elle de Paul Verhoeven.

Si habéis leído hasta aquí, habréis comprobado que no he dicho nada sobre la gala. Y es que no hay nada que decir. La realización fue penosa, al número musical le faltaba química, a la homenajeada Ana Belén le sobraron minutos de discurso y ni Dani Rovira en tacones pudo rescatar a una de las galas más aburridas en los últimos años. Por suerte, los premios fueron justos con Tarde para la ira. El resto de pequeñas producciones no pudieron ganarle la batalla “al monstruo”…

Aquí puedes consultar el Palmarés completo de los Premios Goya 2017.

“Cites”, una serie para los románticos

La serie Cites (Citas en español) es una libre adaptación de la británica Dates. Creada por Pau Freixas y emitida por la cadena TV3, consta de 2 temporadas y es altamente recomendable para los más románticos. Esos ilusos que aún creemos que hay una persona especial para cada uno de nosotros. Y para encontrarla, hoy en día, nada más fácil que una aplicación…

Las historias de Cites van más allá de la extravagancia de First Dates  o de realities varios para encontrar pareja. En los encuentros se respira originalidad, buenos diálogos, naturalidad y escenarios con encanto. Desde un escape room a una librería, de un paintball a la terraza de un hotel. Con el fondo permanente de la ciudad de Barcelona y sus increíbles paisajes, destinados sin duda a conquistar al espectador.

Serie Cites - Álex y Gina

El casting de la serie catalana cuenta con actores de bastante renombre: Eva Santolaria, Leticia Dolera, Eduardo Noriega, Miki Esparbé, Nuria Gago, Alain Hernández, Alvaro Cervantes, Marina Salas… Pero como ocurre con la mayoría de las series catalanas, el doblaje al español es pésimo. Por eso recomiendo ver la serie Cites en catalán con subtítulos, una oportunidad que nos ofrece la plataforma Filmin.

En los 45 minutos que suele durar cada capítulo asistiremos a dos encuentros que se van entremezclando. Los hay de todo tipo: follamigos que trazan sus propias normas a seguir, amores en la tercera edad, adictos al trabajo que no tienen tiempo para una relación, triángulos amorosos… Incluso se trata el tema de las minusvalías o la problemática de un político homosexual en su trabajo.

Serie Cites - David y Mia

En la primera temporada destacan David y Mia, con una gran interpretación por parte de Aida Folch. Esta es la única historia adaptada de la serie Dates. Y tal y como ocurrió en la versión británica, tampoco se han atrevido a cerrar la historia de la pareja… Un apunte para los guionistas: ¡necesitábamos un final!

En ambas temporadas sobresale la actriz Laia Costa en el papel de Paula. La pareja formada por Paula y Sofía es una de las más populares y, hasta el último momento, nos tienen en vilo. Pero aquí sí hay final. Al menos por ahora… TV3 aún no ha confirmado si habrá una tercera temporada de Cites.

Serie Cites - Sofia y Paula

Cites es ideal para entretenerte y desconectar. Es un soplo de aire fresco y de buen rollo. Lanza el mensaje de que por muy especialitos que seamos, o que nos creamos, siempre hay alguien con quien podemos encajar. Otro punto a su favor es que los protagonistas toman decisiones difíciles y se complican la vida en favor del amor. ¿Pero quién dijo que enamorarse fuera fácil?

En cada uno de los capítulos, la serie catalana sorprende por su nutrido reparto y por su acertada banda sonora. En este vídeo podéis escuchar la canción que abre cada episodio, “Blank piece of paper” de Luthea Salom. Su letra resume a la perfección el dilema de las relaciones actuales, por eso encaja tanto con la serie Cites.

 

Crítica: La ciudad de las estrellas (La La Land)

La ciudad de las estrellas (La La Land) se nos presenta como un musical clásico y, a la vez, rabiosamente actual. La pareja formada por Ryan Goslyn y Emma Stone nos enseña, al compás de la música, el valor de cumplir nuestros sueños. Y también el precio que debemos pagar por ellos… La historia se ambienta en una inspirada ciudad de Los Ángeles, la City of Stars por antonomasia.

Las expectativas puestas en La La Land eran inmensas. La “culpa” la tenía el continuo bombardeo de promoción, el récord de la película en los Globos de Oro (7 premios de las 7 nominaciones) y que sea una de las favoritas para los Oscars 2017. Tenía todas las papeletas para que me decepcionara, pero muy al contrario, me ha removido por dentro como hacía tiempo que no me pasaba… Algo que entiendo que es totalmente subjetivo y que os explicaré con mayor detenimiento.

La ciudad de las estrellals (La La Land), momento musical

En La Ciudad de las Estrellas revivimos el musical clásico, con los movimientos y la inocencia propios del género. Esa tradición se conjuga a la perfección con la modernidad actual. Como no estoy acostumbrada a los musicales, al principio me ha costado entrar en el género. Pero en cuanto entras, es difícil salir. Los números musicales apenas tienen cortes. Están rodados en planos secuencia y la posproducción es mínima. Antes de que aparezcan los títulos de crédito ya aparece el primero; el más espectacular de todos, rodado en plena autopista de Los Ángeles.

Entre las canciones destaca la estupenda “City of Stars” (Ciudad de las Estrellas). Tanto por su letra, que resume el dilema de la película, como por la química que derrochan los protagonistas cuando la interpretan al piano. En esa escena han dejado unas risas entre ambos que se adivinan naturales. Esto demuestra que no solo importa la voz, sino la veracidad y el sentimiento que transmiten.

Ciudad de las Estrellas, en el cine

La acción se centra casi exclusivamente en los dos protagonistas, siendo el papel de los secundarios justo lo que su nombre indica. La pareja principal está muy bien escogida, encaja y se hace creíble. Emma Stone se nos presenta con una sonrisa permanente, tanto en sus mejores momentos como en los peores. Interpreta a Mia, una aspirante a actriz que, como tantas otras, se gana la vida de camarera. Mientras que Ryan Gosling es un pianista que sueña con montar su propio club de jazz. El diseño de vestuario hace una gran labor con el actor, al que cualquier ropa le queda como un pincel.

“Brindo por los que sueñan, por insensatos que puedan parecer”

Considero que cualquiera que tenga aspiraciones artísticas se puede identificar con los protagonistas. Te puedes ver reconocido en esos momentos bajos, en los que se te pasa por la cabeza tirar la toalla, o cuando te planteas que quizás no seas tan buena como pensabas. Hay sentimientos encontrados hacia ese “por amor al arte”, que es muy posible que acabe sustituyendo el amor de otra persona.

Está presente el eterno dilema de sacrificar todo para estar 100% viviendo solo tu sueño. O, por el contrario, conformarte con la estabilidad de la rutina y los placeres de las pequeñas cosas. De cualquier modo, La La Land deja claro que no podemos controlar adonde nos lleva cumplir nuestros sueños.

Ryan Gosling y Emma Stone en La La Land

Para Damiem Chazelle, con solo 31 años, esta es su tercera película. Si no te suena su nombre, quizás lo reconozcas como el director de Whiplash, que consiguió tres Oscars en el 2014. En esta película, el actor J.K. Simmons tiene un pequeño y cómico papel. Chazelle también ha escrito el guión de la interesante Calle Cloverfield 10.

A su nueva película se le puede culpar de estar demasiado orquestada, articulada, medida… pero yo no voy a ser quien la acuse de ser demasiado perfecta. Me quedo con estas palabras del director: “En estos días de oscuridad y cinismo, necesitamos reconciliarnos con el romanticismo en la pantalla”. 

Y a pesar de todo, La ciudad de las estrellas no tiene el final complaciente que cualquiera podría esperar… Lo que la iguala a la crudeza de la dura realidad. Y sin duda, la hace más grande.