D’A 2020 | Críticas y Palmarés

0
D'A 2020 - Los lobos

El festival D’A 2020 ha llegado a su fin y así ha quedado su palmarés: la islandesa Un blanco, un día, del director Hlynur Pálmason, ha ganado el Premio Talents. También se le ha concedido una mención a la británica Nocturnal de la directora Nathalie Biancheri. El premio de la crítica ha recaído en la argelina Abou Leila de Amin Sidi-Boumédine y el documental español La mami, de Laura Herrero Garvin, ha recibido una mención por parte del jurado. 

Como las películas y cortos se han podido ver a través de Filmin, para el premio del público se han tenido en cuenta las votaciones de los usuarios de la plataforma. El mejor largometraje ha sido  My mexican bretzel de Núria Giménez y el mejor corto Ni oblit ni perdó de Jordi Boquet. Por nuestra parte, en esta segunda crónica del D’A 2020 reseñamos siete películas que han formado parte del festival de cine de autor:

Adam (Rhys Ernst) 

D'A 2020 Adam

Rhys Ersnt, productor de la serie Transparent y cortometrajista especializado en historias sobre transexuales, se estrena en el largometraje con Adam

Estamos ante una película indie americana con un interesante punto de vista sobre la transexualidad: un chico acaba enamorado de una lesbiana que piensa que él es trans. Desde ese momento, asistiremos al proceso de aprendizaje de Adam sobre la comunidad transexual (no hay nada como Youtube) y a sus excusas e inventos para disimular que es un hombre. Un lado reverso de la identidad de género que pocas veces se ha explorado en el cine fuera de la comedia más burda. 

El film no es autocomplaciente con la comunidad LGTBI. En varias ocasiones deja caer su intransigencia hacia los cambios de orientación sexual, como cuando critican a Tina de The L Word por enrollarse con un tío, o la aversión hacia el típico hombre hetero cisgénero. 

El mensaje de Adam es que todos buscamos algo en la vida y acabamos encontrando otra cosa muy diferente. También que si encuentras a una persona con la que conectas de verdad, no la debes dejar escapar. Puede sonar a cursilería, pero deja de serlo cuando llegas al final y compruebas la elección del protagonista. 

Silvia Gutiérrez

 

Andrey Tarkovsky. A Cinema Prayer (Andrei A. Tarkovski)

D'A 2020 Andrey Tarkovsky a cinema prayer

La infancia, los recuerdos, la nostalgia, el hombre, dios… Tarkovski.

El genio ruso encapsulado en no menos de noventa minutos para hablar de una de las carreras que más huella ha dejado en la cinematografía mundial, el arte total por antonomasia según Tarkovsky y que pocos como él supieron dar un halo de poesía a la hora de conectar el espíritu con los sentidos humanos, a través de imágenes que han quedado en el recuerdo de nuestra cinefilia.

Andrei A. Tarkovski – hijo del director – nos ofrece un documental en el que, partiendo de declaraciones de viva voz del propio Tarkovski, repasa su vida y obra, desde el papel jugado por su padre, poeta que insufló en el director su pasión por la poesía, hasta el pacifismo y humanismo que profesaba, haciendo contrariar a las altas esferas del gobierno soviético de la época y provocando poco menos que el ostracismo hacia su figura.

Con abundante material inédito de sus rodajes y entrevistas, el documental consigue testimoniar su personalidad y maestría autoral, una poesía audiovisual que podría decirse está al servicio de dios, elevando su cinematografía a la categoría de religión de la que somos rendidos creyentes. 

Javier Acedo

 

Las buenas intenciones (Ana García Blaya)

D'A 2020 Las buenas intenciones

Con esta ópera prima de la directora Ana García Blaya nos adentramos en la conmovedora historia de una pareja divorciada con tres hijos a su cargo. Una tragicomedia con tintes autobiográficos, donde se hace hincapié en la relación padre-hija mayor. Amanda (Amanda Minujín), la resolutiva hija, se ve obligada a ponerse en el papel de adulta tras la falta de madurez de su padre. A Gustavo (Javier Drolas), un padre que quiere y cuida (a su manera) a sus hijos, se le trastocan sus planes con la noticia de su ex-mujer de irse a vivir fuera, ya que Amanda desea quedarse a vivir con él.

La película juega con ese tono retro y de nostalgia de los años 90: Gustavo es propietario de una disquetera junto a su amigo Néstor; se escuchan continuamente éxitos musicales de esa época (ojo a los entendidos de la música, que seguro que reconocerán canciones de la banda argentina Sorry, liderada por el padre de la directora, García Blaya) y además, se introducen imágenes simuladas (y algunas reales) de grabaciones en VHS, como si de un documental se tratase.

A pesar de las torpezas y esa insensatez paterna, la relación entre ellos conquista al espectador por esa ternura y humanidad que transmite. En ocasiones, Gustavo te desquicia por su actitud, sin embargo, se lo perdonas porque al fin y al cabo, lo que intenta hacer, como bien dice el título de la película, es con buena intención.

Almudena Pérez

 

Los lobos (Samuel Kishi)

D'A 2020 Los lobos

Una de las joyitas de este D’A 2020. Los lobos es mucho más que otra historia sobre inmigrantes en Estados Unidos y, además, se basa en las vivencias de su director, Samuel Kishi. Comienza con una joven madre que se traslada de México a Albuquerque junto a sus dos hijos pequeños, Leo y Max. 

Como un presagio, nada más cruzar la frontera leemos “Go back (regresa)” en el espejo de un baño público. Desde su llegada, la madre se tendrá que conformar con lo menos malo que encuentra y con trabajar para poder vivir, lo que implica que los niños pasen largas horas solos sin poder salir del apartamento. Tienen todo el tiempo del mundo para jugar, aburrirse, practicar inglés, pelear, imaginar otras realidades y desear salir al exterior. Un confinamiento en todo regla.

Estos niños, tan entrañables como vulnerables, son los acertados protagonistas de una película comparada con The Florida Project y que, quizá por el carácter hispano, el carisma que derrochan y sus dificultades para aprender inglés, la siento más cercana que la obra de Sean Baker. En ambos casos, We want to go Disney es la máxima aspiración que tienen los pequeños. 

Los lobos no cae en el drama fácil y, a pesar de los problemas, apuesta por el valor de la empatía y de la solidaridad. Porque siempre hay alguien dispuesto a ayudar y la magia de Disney se encuentra más allá de su parques, en los pequeños detalles del día a día. 

Silvia Gutiérrez

 

La mami  (Laura Herrero Garvín)

D'A 2020 La mami

Cada noche, las mujeres que trabajan en el cabaret Barba azul se maquillan frente al espejo de los lavabos del local. El habitáculo, que no es de uso exclusivo para las trabajadoras, hace las veces de camerino. Allí las chicas se cambian la ropa de calle por vestidos ceñidos y tacones vertiginosos. «Lo que hay que hacer para gustar a los hombres», dirá una de ellas mientras potencia su mirada con el eye liner. El documental, dirigido y escrito por Laura Herrero, se sitúa la mayor parte del tiempo en estos baños, y escoge el momento inicial de la noche para desmaquillar, precisamente, a sus protagonistas mientras ellas se afanan en cubrirse el rostro con capas de pintura. Este espacio de tiempo, cuando aún están sobrias y la mayoría de clientes no han llegado, sirve para recoger lo que traen de afuera. Pues «La mami», además de guardar sus pertenencias mientras trabajan, también se queda con los dramas personales que acarrean desde sus hogares. Priscila, por ejemplo, trabaja para pagar el hospital de su hijo. Y del mismo modo se irá descubriendo que la mayoría de sus compañeras ejerce durante la noche para sacar adelante a su familia. Así, «La mami», madre entre las madres, guardiana de un altar de bolsos y responsable del papel higiénico, también se encarga de purificar espiritualmente su peculiar santuario de mujeres mediante rezos, perfumes e incienso. 

La película de Herrero trata de ahondar en la crudeza y la vergüenza de llevar una doble vida, desde el punto de vista de la sororidad. No solo entre compañeras, sino desde la mirada ajena de otras mujeres. Ya que también aprovecha la interacción que se produce en los baños con un grupo de clientas para poner en relevancia la necesidad de erradicar el estigma desde la actitud de todas las mujeres.  

Laura Carneros

 

My mexican bretzel (Núria Giménez, 2019)

D'A 2020 My mexican bretzel

Tengan presente esta máxima: “en el cine, lo importante es lo que aparece en pantalla”. Pero, como toda norma en esta vida, existen para que se puedan romper. Y Núria Giménez lo ha conseguido de forma acertada con su experimento audiovisual.

Partiendo de unas supuestas imágenes caseras grabadas en Súper 8, la directora barcelonesa nos presenta una oda al melodrama hollywoodiense de Douglas Sirk donde, tras la fachada de un matrimonio de clase alta, se esconde la verdadera naturaleza del personaje protagonista, una mujer que vive hastiada en una rutina donde el amor se diluye y la pasión de una infidelidad hace vislumbrar un nuevo futuro.

Pero todo el campo de batalla vivido por esta mujer atrapada ocurre fuera de campo, solo el espectador es conocedor de sus sentimientos a través de fragmentos de su diario que aparecen en pantalla, ejerciendo de fuerte contraste entre la imagen y la palabra, entre la representación y los sentimientos.

Este juego entre lo visto y lo leído convierte a la obra en un artefacto audiovisual excelente que une cierto clasicismo formal con una trastienda de mimbres experimentales.

Javier Acedo

 

Una vez más (Guillermo Rojas)

D'A 2020: Una vez más

El director Guillermo Rojas define su primer largometraje como una película donde las trampas de la nostalgia juegan un papel importante. Y es cierto que no solo para su protagonista, Abril, la ciudad de Sevilla se abre a su regreso de Londres con la intensidad escarlata de una venus atrapamoscas. La capital andaluza se convierte, también para el espectador, en el escenario donde el porvenir revela su rostro, y en el que se enfrentan cara a cara las expectativas de antaño con la realidad fruto de las decisiones tomadas. El diálogo entre Abril, que representa a quienes se marcharon en tiempos de crisis, y Daniel, voz de los que apostaron por quedarse, funciona como método de evaluación para poner sobre la mesa errores y aciertos. Aunque los argumentos de ambos no sean del todo objetivos, puesto que, en parte, esa nostalgia tramposa de la que habla Rojas hará que ambos vean la opción contraria como la mejor. Además, la edad de sus protagonistas, quienes andan en la treintena, hace que la retrospectiva adquiera un tono de serenidad y aceptación, propiciada quizá por ese conformismo que otorga el paso de los años, tal y como sugiere Daniel a orillas del Guadalquivir.

La película bebe del cine español más intimista, siendo clara la referencia a la filmografía de Jonás Trueba, cuya película La reconquista incluso aparece homenajeada (de forma honesta y valiente, puesto que la cinta apenas tiene un lustro) como si de un clásico se tratara. Además, Abril (Silvia Acosta), es arquitecta, al igual que la protagonista de Todas las canciones hablan de mí, interpretada por Bárbara Lennie, actriz que incluso es mencionada en una escena de la película. Mientras Daniel (Jacinto Bobo), un tipo de letras como los personajes de Ramiro (Oriol Vila) u Olmo (Francesco Carril) en las cintas de Trueba, calza la personalidad de estos soñadores únicamente expertos en dudar de sí mismos. A pesar de las influencias, Una vez más resulta una propuesta emocionante y con personalidad, capaz de aportar una interesante perspectiva a las películas generacionales surgidas de la crisis de 2010. Eso sí, el visionado en plena crisis del coronavirus hace pensar qué será de Abril y Daniel ahora que las circunstancias vuelven a tambalear un futuro que parecía estabilizarse.

Laura Carneros

 

Nos despedimos del D’A 2020 con una mención especial para Filmin y para los organizadores del festival, por ofrecernos la posibilidad de ver la programación de forma online. Durante estos 10 días hemos disfrutado de propuestas atípicas y de un cine de autor que debemos poner en valor. No sabemos si la próxima edición la tendremos accesible, sin necesidad de ir a Barcelona, pero agradecemos a este D’A 2020 su contenido de calidad en tiempos de confinamiento.  

No comments